FACEBOOK

VISTAS
09 de Marzo del 2019

100 días de AMLO

López Obrador prometió mucho, y aunque en sus primeros 100 días como presidente logró cumplir sus objetivos más alcanzables, falta mucho tiempo para saber si habrá avances en múltiples frentes
Este domingo se cumplen 100 días desde que Andrés Manuel López Obrador tomó protesta. Sin duda, hay logros, tropiezos e incertidumbres. Aquí te presentamos diez de las más sonadas promesas de AMLO y cuál es su estatus. Prometió reducir los salarios de altos funcionarios y lo cumplió, aunque no del todo. De acuerdo con el presupuesto para 2019, 44 funcionarios ganarán más que el presidente -incluidos, entre otros, los ministros de la Suprema Corte-, pero eso sí, logró reducir salarios de por lo menos 5 mil burócratas, algunos en hasta un 40 por ciento. El ahorro no es significativo dado que al mismo tiempo que se disminuyeron los salarios de directivos se incrementaron los de aquellos que antes ganaban menos de 20 mil pesos al mes. Prometió cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM). Sorpresivamente, y de forma polémica, lo logró. El nuevo aeropuerto ya no estará en Texcoco y en su lugar se rehabilitará el aeropuerto militar de Santa Lucía. Con respecto del NAIM, las negociaciones con los inversionistas están por concluir. Prometió proteger el medio ambiente, pero su decisión de potenciar el sector petrolero, así como una serie de obras de infraestructura de alto impacto, han provocado el descontento de grupos ecologistas, quienes lo acusan de desatender las metas internacionales la reducción de emisiones y así combatir el cambio climático. Prometió derogar la reforma educativa de Enrique Peña Nieto, y todo parece indicar que así será. El mismo Ejecutivo presentó la nueva iniciativa de reforma educativa y será este abril cuando se vote en el Poder Legislativo, donde Morena goza de control mayoritario. Prometió quitarle las pensiones a los expresidentes, y se hizo. Modificó por decreto la Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos de la Constitución y se eliminaron las pasadas y futuras pensiones a los mandatarios. Prometió apoyar al campo, pero todavía falta mucho. Aunque ya inició el programa de subsidios a la agricultura y ganadería, queda por ver si estos apoyos surtir´n el efecto deseado, que es impulsar la producción y de esta forma frenar la migración de las zonas rurales a las Urbanas y a Estados Unidos, así como disminuir el número de reclutas potenciales del crimen organizado. Prometió aumentar el salario mínimo, y lo cumplió. A partir del 1 de enero de 2019, el salario mínimo en México se ubicó en 176.72 pesos diarios en la frontera norte y de 102.68 pesos diarios en el resto del país. Prometió homologar los precios de la gasolina en la frontera norte con los de los estados fronterizos de la Unión Americana, pero ha fallado. Aunque a partir del 1 de enero disminuyeron los precios del combustible, no se equiparan a los de estados como Texas, Nuevo México y Arizona. Prometió invertir en el deporte, las artes y la ciencia; y ha sido todo lo contrario. Redujo los presupuestos de la Conade en 400 millones; al Conacyt, la UNAM y el IPN le tocarán, en conjunto, 3 mil 466 millones menos, y a Cultura 522 millones menos que en 2018. Y finalmente, prometió crear una Guardia Nacional con mando único. Sorpresivamente, sí se pudo. La iniciativa fue aprobada por el Legislativo de forma expedita, pero modificaron su liderazgo, pues ahora será mando civil y no militar, como estaba originalmente considerado.