16 de septiembre 2021

6 de julio 2021

Opinión

#YoQuéVoyASaber | YosStop: Una cosa no borra otra

Yo qué voy a saber

Yoseline Hoffman ‘YosStop’ está vinculada a proceso, pero no porque el sistema de justicia en México funcione; si funcionara, los presuntos violadores también estarían en la cárcel, porque también están denunciados. Pero una cosa no invalida a la otra

Por Carolina Hernández

COMPARTE ESTA HISTORIA

Yoseline Hoffman ‘YosStop’ está vinculada a proceso, pero no porque el sistema de justicia en México funcione; si funcionara, los presuntos violadores también estarían en la cárcel, porque también están denunciados.

Pero una cosa no invalida a la otra.

La youtuber YosStop está en Santa Martha Acatitla porque reconoció, ante casi 9 millones de personas, que recibió, reprodujo, compartió y almacenó un video con material de carácter sexual en el que intervino una menor de edad.

Y todo eso es delito.

Basta escuchar al abogado para entender por qué la “comunicadora social” duerme hoy en una celda.

Es evidente que Ricardo Cajal, abogado de la youtuber, no logra distinguir entre la libertad de expresión y la comisión de un delito.

Bueno, ni siquiera logra distinguir el delito que se le imputa a su cliente.

No, Ricardo, no. Ella no “genera pornografía infantil”.

Ella almacenó, distribuyó y describió un video sexual en el que participa una menor de edad.

Ricardo, date cuenta.

De acuerdo con el reportero de Imagen TV, Carlos Jiménez, el lunes la Fiscalía de la CDMX presentó unas fotografías que muestran que la youtuber YosStop tenía, en su iPhone X, el video que se grabó en 2018 durante la presunta violación de una menor.

Es decir, lo almacenó.

La Fiscalía también señaló que el contenido fue enviado por medio de WhatsApp.

Es decir, lo distribuyó.

Además, ese mismo año, la inculpada publicó en su canal de YouTube un video titulado “Patética Generación”, en el que habla del ataque sexual a la menor.

Es decir, lo describió.

Y en ese sentido, la ley es clara.

“Se impondrán las mismas sanciones a quien financie, elabore, reproduzca, almacene, distribuya, comercialice, arriende, exponga, publicite, difunda, adquiera, intercambie o comparta por cualquier medio el material a que se refieren las conductas anteriores”.

Check, check, check.

Pero, además, en ese mismo video de su página de YouTube, la “influencer” lanza una sarta de insultos y desacreditaciones en contra de la presunta víctima, que podrían ser suficientes para acusarla de difamación y violencia digital.

La cual, por cierto, también está tipificado en la llamada Ley Olimpia, bajo el concepto de violencia mediática.

Yoseline está vinculada a proceso porque violó la ley y no pensó que tendría consecuencias. Lo pensó, porque en este país, el 92.4% de los delitos quedan impunes y el hecho de que los presuntos violadores en este caso estén libres, es prueba de ello.

Pero una cosa no invalida a la otra.

Publicidad
Publicidad
Publicidad