18 de abril 2021

23 de marzo 2021

Opinión

#YoQuéVoyASaber | Primero los votos

Yo qué voy a saber

Mientras Angela Merkel decreta estricto confinamiento para la Semana Santa, en México, López-Gatell va por otro rumbo: Salgan, pero usen protector solar. Se nota que Alemania no está en campañas electorales. La opinión de @carol_hsolis en #YoQuéVoyAsaber

Por Carolina Hernández

COMPARTE ESTA HISTORIA

En Alemania se cancelaron las vacaciones porque la crisis de pandemia es grave y la gente se está muriendo.

En México, solo se dieron algunas sencillas recomendaciones para salir a disfrutar del sol y la playa, porque en ese país las señales son positivas y la pandemia se ha controlado muy bien.

La decisión de Angela Merkel sin dudas es impopular, pero no importa, la gente se está muriendo.

En cambio, la decisión de López-Gatell, parece más electoral, porque todos sabemos que en temporada de elecciones hay que ser popular, porque lo importante son los votos no las vidas.

El mensaje de Angela Merkel es contundente.

Aunque Alemania ha aplicado 92% más dosis totales de vacunas que México, la canciller salió a las 3 de la mañana de este lunes a decretar un confinamiento estricto durante cinco días en Semana Santa.

La decisión por supuesto que es impopular. A nadie le gusta que le digan que no puede salir, sobre todo, después de un año resistiendo a una crisis que nos ha pegado en todos los aspectos. Desde el económico hasta el emocional.

Pero a Merkel no le importa. La gente en su país se está muriendo y ella es la responsable de controlar esa crisis.

La incidencia acumulada de los últimos siete días se situó el lunes en los 107.3 casos por cada 100 mil habitantes.

En las 24 horas previas a este anuncio, se registraron 7 mil 709 casos positivos y 50 muertos.

Sin dudas, una cantidad de muertos suficientes para que la canciller tomara esa decisión. “Desaconsejamos todos los viajes”, dijo tajante.

Más o menos en el mismo momento en que eso sucedía en Alemania, en México, Hugo López-Gatell estaba dando 10 recomendaciones para que los mexicanos podamos irnos de vacaciones de Semana Santa, porque aquí las señales de control de la pandemia son muy positivas, dijo.

En las 24 horas previas al anuncio se registraron, en México, mil 388 casos positivos y 203 muertos.

Sin duda, una cantidad de muertos no suficientes para que el subsecretario de salud lanzara una instrucción más estricta. 

“Protégete del calor, usa ropa ligera, lentes, protector solar e hidrátate”, esos fueron los consejos del científico. 

Lo más precavido que dijo el doctor fue que no nos vayamos muy lejos de casa… o sea, de Zipolite ni hablamos.

Durante prácticamente toda la conferencia, López-Gatell lanzó mensajes positivos, destacó el avance en la campaña de vacunación y siguió repitiendo que estamos bien.

Y sí, ciertamente se ha avanzado en la vacunación y sí, definitivamente se está haciendo un gran esfuerzo, porque somos un país de más de 126 millones de habitantes con grandes desigualdades.

Pero el mensaje del subsecretario entorpece esos avances. Porque su narrativa sigue siendo la de un político en plenas elecciones.

La que busca decisiones populares, aunque cuesten vidas.

La que disfraza con gráficas de colores el negro panorama que vivimos. La que no predica con el ejemplo.

Luego de su mensaje, la gente por supuesto saldrá en Semana Santa, él ya dijo que está bien, que nomás seamos cuidadosos -claro, como lo hemos sido hasta ahora, como lo ha sido él, como lo ha sido el presidente-.

La gente saldrá de vacaciones y lo único positivo de eso serán las pruebas de Covid.

No se necesita ser epidemiólogo para saberlo y sí se necesita ser político para que no te importe.

Publicidad
Publicidad
Publicidad