18 de octubre 2021

24 de agosto 2021

Opinión

#YoQuéVoyASaber | La celebración a la estupidez

Yo qué voy a saber

Tras el regreso de Renato Ibarra, muchos comentarios en redes fueron toda una celebración a la estupidez, a la normalización de la violencia contra la mujer y a una sociedad retrógrada y machista que sigue minimizando este problema

Por Carolina Hernández

COMPARTE ESTA HISTORIA

El fin de semana, Renato Ibarra, quien el año pasado fue vinculado a proceso por tentativa de feminicidio, tentativa de aborto y violencia familiar, anotó un gol en su regreso con el América y en el Azteca le festejaron con una ovación.

Sin embargo, no fue la única celebración.

Muchos comentarios en las redes sociales fueron toda una celebración a la estupidez, a la normalización de la violencia contra las mujeres y a una sociedad retrógrada y machista que sigue minimizando lo grave de este problema.

https://twitter.com/endocip/status/1429621453473914883

En marzo del año pasado, Renato Ibarra fue acusado por su esposa Lucely Chalá de golpearla, razón por la que fue a dar al hospital.

Estuvo en el reclusorio una semana hasta que su defensa comprobó que sí hubo agresión, pero nunca estuvo en riesgo la vida de su esposa ni la de su bebé.

Es decir, sí le pegó, pero poquito.

Días después, en una audiencia, Lucely se retractó de las acusaciones, por lo que al volante ecuatoriano se le mantuvieron los cargos solo por violencia familiar.

Por ello, obtuvo una orden de restricción y se comprometió a acudir a un curso con perspectiva de género y a la reparación del daño con la entrega de un departamento para Lucely y sus hijos.

Si Lucely lo perdonó por amor, por miedo o por dinero, solo ella tendrá la respuesta.

Y si Renato aprendió o no de esa experiencia, solo él podrá saberlo.

Pero quienes poco o nada han aprendido son esa turba de primitivos seres que se empeñan en exhibir su machismo y minimizar la violencia contra las mujeres bajo la demencial excusa de “es su vida privada”.

Y ojo, que machistas también pueden ser las mujeres.

Y es que en México, la normalización de la violencia contra las mujeres sucede también entre mujeres.

De acuerdo con datos del Inegi, casi el 50% de las que no denuncian agresiones es porque piensan que se trató “de algo sin importancia”.

Y en los hombres, la cultura machista está tan interiorizada que muchos no solo normalizan la violencia contra las mujeres, sino que la celebran y hacen chistes sobre eso.

Renato, por supuesto, tiene todo el derecho de recibir una segunda oportunidad.

De aprender de los errores y buscar mejorar como persona. Pero quienes celebran, defienden y minimizan la violencia de la que fue capaz Renato bien podrían comenzar a pensar si lo hacen por amor o por miedo… porque Lucely al menos obtuvo dinero, ustedes ni eso.

Publicidad
Publicidad
Publicidad