24 de julio 2021

15 de junio 2021

Opinión

#YoQuéVoyASaber | El odio no es libertad

Yo qué voy a saber

Sí, la libertad de expresión es una de las principales conquistas de la humanidad, sin embargo, utilizarla para validar acciones que acosan, persiguen, discriminan e incitan al odio no solo es ilegal, también es irresponsable

Por Carolina Hernández

COMPARTE ESTA HISTORIA

De acuerdo con algunas personas, entre ellas Lucía Alarcón, editora de Harpers Bazaar México, la homosexualidad se quita con la ayuda de Jesús y “terapias de conversión”.

Pero aplaudir ese tipo de terapia de conversión no es libertad de expresión, es una postura que valida la violencia, la tortura y la violación de los derechos humanos.

Porque, como cualquier otro derecho, la libertad de expresión no es absoluta, tiene límites… y el discurso de odio es definitivamente uno de ellos.

Lucía Alarcón puede cambiar su vida al lado de Jesús o Juan, si eso le hace feliz.

Lucía puede incluso creer que la homosexualidad se cura, aunque sea muy 1970…

Pero si Lucía promueve una práctica que tortura, denigra, es inhumana y cruel, Lucía está fomentando un discurso de odio hacia una comunidad ya de por sí discriminada.

Porque además, incurre en un delito, pues en la Ciudad de México -donde reside la editora- las llamadas terapias de conversión están tipificadas como delito contra el libre desarrollo de la personalidad y la identidad sexual.

Sí, la libertad de expresión es una de las principales conquistas de la humanidad, sin embargo, utilizarla para validar acciones que acosan, persiguen, discriminan e incitan al odio no solo es ilegal, también es irresponsable.

Por eso Lucía, y quienes la defienden, no se pueden disfrazar de libertad de expresión un discurso que vulnera el derecho de otros a decidir cómo vivir su vida.

Una investigación del Departamento Legal de UCLA de enero de 2018 encontró que 698 mil personas LGBT+, entre 18 y 59 años, se habían sometido a una o más “terapias” de conversión en los Estados Unidos. Casi 60 mil, eran menores de edad.

De acuerdo la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos las “terapias de conversión” pueden equivaler a actos de #tortura.

Algunos de esos “tratamientos” incluyen la privación de la libertad, tortura, violaciones correctivas, electroshocks, rezos y medicación intensiva.

Yaaj México, una organización encargada de promover, proteger y garantizar los Derechos Humanos de la población LGBT+ en el país, documentó algunos testimonios sobrevivientes a las terapias de conversión.

Desgarradoras historias que fueron leídas por voceras y voceros de la campaña #JusticiaSinDiscriminación

Luego de borrar su tuit, y de que Harpers Bazaar Estados Unidos se pronunciara al respecto, Lucía publicó una disculpa y agradeció a quienes la han orientado. Sí, porque esa es la única orientación por la que Lucía debe estar preocupada. La suya.

Publicidad
Publicidad
Publicidad