18 de octubre 2021

17 de agosto 2021

Opinión

#YoQuéVoyASaber | ¿Dónde están las feministas?

Yo qué voy a saber

Lo que está pasando en Afganistán no requiere la imperiosa necesidad de que las feministas se embarquen hacia ese país como una especie de vengadoras de Mahoma

Por Carolina Hernández

COMPARTE ESTA HISTORIA
https://twitter.com/DJSRWinsAgain/status/1427618399316758535

Para el hombre más suertudo del mundo, esas sí son feministas.

Y como él, hay un montón de pequeñas personas que, pese al horror que se vive en Afganistán, sus pequeñas mentes solo le alcanzan para preguntarse…

Lo que está pasando en Afganistán no es un asunto exclusivo del feminismo.

El miedo y la desesperación a la que se enfrentan miles de personas en aquel país, recién tomado por el régimen Talibán, va más allá de los complejos de quienes están resentidos porque las mujeres les dijimos que no nos pueden tocar las nalgas sin consentimiento.

El terror que los y las afganas están viviendo es un asunto de derechos humanos, una tragedia que nos lastima a todos.

Sí, las mujeres están siendo uno de los sectores más afectados por la llegada del autoproclamado Emirato Islámico de Afganistán, pero no serán solo ellas…

La “Sharia”, esa dictadura religiosa llevada al extremo con la que los Talibanes han gobernado, permite las ejecuciones públicas o las lapidaciones.

Los homosexuales, por ejemplo, son condenados a la lapidación, y tiene que ser bajo un muro que caiga sobre la persona.

La ley de los talibanes también castiga con 80 latigazos a quienes se emborrachen; a quienes se les acusa de estafa son condenados a muerte por medio de la crucifixión.

En las escuelas se prohíbe la Filosofía, la Química, el Arte, la Música, la Historia y la Literatura.

También está prohibido hacer muñecos de nieve.

Así que no, lo que está pasando en Afganistán no requiere la imperiosa necesidad de que las feministas se embarquen hacia ese país como una especie de vengadoras de Mahoma.

Lo que está pasando en Afganistán es una brutal amenaza de represión contra toda la población afgana.

Es mezquino, por decir lo menos, reducirlo a un problema de feminismo.

Las imágenes de cientos de personas desesperadas tratando de escapar, trepadas en las alas de un avión, deberían ser suficientes para entender eso.

La catástrofe humanitaria que se avecina debería ser la principal preocupación. No si las feministas ya se embarcaron con sus pañuelos verdes.

Y de verdad, hay que ser muy limitados de pensamiento para no dimensionar la gravedad de la crisis humanitaria que se avecina.

Un emirato talibán revivido no sólo abusará de los afganos, extenderá la miseria por toda la región.

Sí, lo que pasa en Afganistán es una de las peores guerras en contra de las mujeres, pero también es un retroceso de 20 años a los derechos fundamentales de todas las personas.

Así que, la pregunta no es “¿dónde están las feministas?”, la pregunta si de verdad van a gastar su tiempo con eso, en vez de ayudar a visibilizar la tragedia de miles de personas en ese país.

¿Por qué si no han entendido que los cambios sociales también suceden con la presión mediática, bien podrían tomar un avión directito a… dejar de estorbar?

Publicidad
Publicidad
Publicidad