19 de abril 2021

8 de marzo 2021

Opinión

#YoQuéVoyASaber | Se va a caer, se va a caer

Yo qué voy a saber

Les pusieron unas vallas y las transformaron en un #memorial. A ver si son capaces de seguir llamando #MuroDePaz a una muralla llena de nombres de mujeres asesinadas. La opinión de @carol_hsolis #YoQuéVoyAsaber #SeVaACaer #8M2021 #MexicanasAlGritoDeGuerra

Por Carolina Hernández

COMPARTE ESTA HISTORIA

Lo pusieron para cuidar esas paredes que tanto les preocupan. Para marcar la frontera entre la realidad que lastima y el discurso que ofende.

Pero ahora, es nuestro. Es de nuestras muertas.

A ver si son capaces de seguir llamando “muro de la paz” a una muralla llena de nombres de mujeres asesinadas.

En el arte, una intervención busca cambiar el contexto político, social e histórico de algo.

Es un acto pacífico y poderoso de resistencia.

Una intervención puede transformar lo siniestro en algo conmovedor.

Y eso es lo que un puñado de mujeres hicieron con las vergonzosas vallas que las autoridades colocaron para cuidar unas paredes.

Le mostraron al gobierno cómo se ve una verdadera transformación. Cambiaron su muro de paz en un muro para la memoria.

Un muro de la indignación.

Un muro que también grita.

Que también exige.

Que también reclama furioso ante la insultante pasividad del presidente que está más preocupado porque vandalicen las paredes y sea noticia internacional.

Imagínense nomás. Qué escándalo.

Pero ese es Andrés Manuel, un mandatario que se preocupa más por las paredes, por el qué dirán, por el escándalo nacional que por los alarmantes niveles de violencia que vivimos las mujeres en este país.

De acuerdo con un reporte de El País, en México son más los casos diarios de violencia en contra de las mujeres que los diagnósticos de Covid-19.

Tan solo en los primeros tres meses del año pasado se reportaron 26 mil 695 casos de violencia en contra de las mujeres. Un promedio de 293 casos diarios. Positivos por Covid fueron 282.

En 2020, cada 2 horas y media una mujer fue asesinada.

Fuente: Informe Violencia contra las Mujeres SESNSP

Pero al mandatario esos datos no le incomodan ni le parecen escandalosos.

Tampoco parece escandalizarle ver cientos de nombres de mujeres asesinadas escritos con letras blancas sobre las vallas metálicas.

No le estremece el destino de Fátima. Ingrid. Brenda. Valeria. Alexis. Wendy. Lucía. Gloria. Marisela. Alondra. Lupita.

La única fortaleza de Andrés Manuel son esas vallas.

Ese muro que simboliza lo que su gobierno es para las mujeres.

Un obstáculo para conseguir la justicia.

Y todavía se atreven a decirle “muro de la paz”. Ni Trump se atrevió a tanto.

Ningún muro ha simbolizado paz. Los muros nos dividen. Nos aíslan. Nos encierran.

Pero los muros también se derrumban.

Y ahora, gracias a la intervención de las mujeres, este muro manda un nuevo mensaje.

Tomaremos su apatía y su indolencia y la transformaremos en reclamos, en memoria, en esperanza.

Tomaremos sus muros y nos apropiaremos de ellos.

Les haremos saber que los muros caen y este también va a caer.

Publicidad
Publicidad
Publicidad