2 de octubre 2020

Opinión

#ConTaconesEntreLegos | Shame Baum (Sheinbaum)

Con tacones entre legos

La Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum se dice feminista, pero muestra lo contrario. La estigmatización hacia las feministas que protestaron el 28S es evidente. ¿Quién provoca a quién? Shame on you. Shame Baum.

Por Marcela Garza Barba

COMPARTE ESTA HISTORIA

Exageradas.

Falsas.

Infiltradas.

Liberales.

Conservadoras.

Provocadoras.

La estigmatización de las feministas por parte del gobierno es más que evidente.

Y violenta.

Incluso más violenta que los disturbios del pasado 28 de septiembre en donde hubo un saldo de 44 mujeres policías lesionadas y 13 civiles lastimados.

Digo más violenta porque no hay nada peor que la indiferencia por parte del gobierno hacia dichos movimientos de mujeres que exigen la justicia perdida.

Aunque ellas le suben al volumen (por necesidad), nadie escucha.

¡Qué impotencia!

Basta recordar la marcha del 8 de marzo.

¿Qué pasó?

Nada.

La toma de instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

El cuadro.

Cambio de tema.

Y esta última marcha del 28 de Septiembre.

Espera.

Frena.

Que no pisen el Zócalo.

Mejor hablemos de quien financió las marchas.

Pongamos fotos de Twitter.

¿De verdad, así de descarado?

Que no se nos olvide, en un país democrático el estigma social se borra.

No se subraya.

Y menos desde una posición privilegiada.

Tal como lo hizo esta semana la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Quien por cierto dice ser feminista.

¿En serio?

No creo pues si hablamos de solidaridad entre mujeres ella está muy lejos de ser solidaria.

¿O no?

“Son actos de provocación” aseguró.

“¿Eso es feminismo?” cuestionó.

Tal cual bomba molotov.

Atacar sin resolver de fondo.

Y es que a estas alturas ya no importa el tema.

Que si el aborto.

Que si los feminicidios.

Que si los derechos de la mujer.

Los números rojos van a la alza y las mujeres ya estamos hartas.

Basta ver que el tercer delito que más creció en la Ciudad de México el año pasado fue el feminicidio… y sigue creciendo.

El volumen lo pone la mujer y el gobierno sigue sin escuchar repartiendo aspirinas para los dolores de cabeza.

En lugar de actuar y ayudar a bajar el volumen, Sheinbaum le sube de tono desde su trono.

Desde su rueda de prensa.

Desde sus redes sociales.

No desde la calle y no de morado, verde o rosa.

Y remata con un cambio de conversación que se enfoca en que si fulanita de tal financia las marchas y que si x empresa está detrás.

Ese no es el tema y aunque lo fuera no dedicas una rueda de prensa a exhibir fotos de Twitter.

Hay prioridades.

Pero al parecer la prioridad de la jefa de gobierno de la Ciudad de México no es la empatía y mucho menos la acción.

Como dicen “shame on you” o mejor dicho shame on baum.

Porque si es tan feminista como dice, si apoya a la mujer como dice, no se ve y menos se siente.

Hoy por hoy la violencia en contra de la mujer también viene del propio gobierno.

Más puntualmente por la inacción de las autoridades en turno.

Esos insultos de las mujeres en la marcha hacia las mujeres policías los cuales llamó “clasistas, denigrantes y discriminatorios” también los hace ella al no ver, sentir ni escuchar lo que sucede hoy con las mujeres en su estado, en su país.

Y ni qué decir del apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador hacia la jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

¿Quién provoca a quién?

Las que piden justicia al gobierno o el gobierno a las que piden justicia.

No hay que estigmatizar desde una posición de privilegio.

Shame baum.

Publicidad
Publicidad
Publicidad