21 de mayo 2022

6 de mayo 2022

Opinión

#ConTaconesEntreLegos | ¡Que a José se lo lleve el tren!

Con tacones entre legos

El mejor presidente del mundo no construiría un Tren Maya de alrededor de 230,000 millones de pesos y dejaría la educación, que tanto necesitan los niños y adolescentes de México, a un lado

Por Marcela Garza Barba

COMPARTE ESTA HISTORIA

José no opina lo mismo.

Y es que este niño de ocho años, hoy acompaña a su abuelo a lavar coches porque ya no tiene la opción de una escuela de tiempo completo.

El mejor presidente del mundo no construiría un Tren Maya de alrededor de 230,000 millones de pesos y dejaría la educación, que tanto necesitan los niños y adolescentes de México, a un lado.

Está mal por donde lo veas.

El costo del tren contra la austeridad en educación.

El ecocidio y la ignorancia.

Pero al parecer, al gobierno de la 4T no le importa… ¡Que a José se lo lleve el tren!

Que si AMLO contra Eugenio Derbez.

Que si los que defienden el Tramo 5 del Tren Maya son pseudoambientalistas y de la ‘artisteada’.

Que si “no daremos un paso atrás” en la construcción del tren, según palabras del presidente, pues los amparos son de opositores.

Lo cierto es que hoy, al gobierno de México le importa más la construcción de un tren -que se dice aumentó en un 43 por ciento en costo del plan original y de pasada se está  llevando de encuentro a la selva y sus tesoros naturales- que invertir algunos de esos millones en una estrategia de emergencia educativa para los niños como José.

Es irónico que, mientras casi se declara una emergencia ambiental por la construcción de un tren, capricho en modo ‘cero austeridad’, por otro lado tengamos una emergencia educativa por falta de presupuesto y de estrategia.

¡Vaya camino transformador para México!

Y es que dos de las joyas más preciadas en nuestro país: la naturaleza y los niños y jóvenes, están en riesgo.

Para la construcción del Tren Maya se deforestaron 2 mil 500 hectáreas de selvas y apenas esta semana, la SEDENA y SEMARNAT admitieron que el  controvertido Tramo 5 no tiene estudio de impacto ambiental, que apenas está en proceso.

Sin palabras… tanta inversión para no tener organización.

Y así en educación, pero al revés. Mucha organización para eliminar presupuesto dedicado a escuelas de tiempo completo y aparte una modificación de grados.

Ambos escenarios… devastadores.

Hoy somos el segundo país en América Latina en deserción escolar.

5.2 millones de niños y jóvenes mexicanos han abandonado la escuela por falta de una reforma educativa viable para nuestro país.

Entre ellos, José.

Y con ‘reforma educativa viable para nuestro país’ no me refiero a más austeridad y a la eliminación de grados escolares, al puro estilo bolivariano.

La solución no está en quitar el programa de escuelas de tiempo completo, que tenía un costo de tan solo 10 mil 189 millones de pesos en 2019 y que para 2021, ya no tenía presupuesto.

O en sustituir grados por fases para imponer la ideología comunista de la 4T.

¡Porque al parecer eso quieren!, mantenernos ignorantes, alineados a una ideología y filosofía igualitaria y así como José, ¡que nos lleve el tren!

Y es que no se le puede llamar reforma educativa a algo que sangra por donde lo veas.

No entiendo.

Si tenemos el segundo lugar en deserción escolar, ¿por qué aplicar una austeridad brutal en el tema educativo, cuando necesitamos inyectar incentivos que muevan las mentes?

¿Y por qué aumentar en un 43 por ciento la construcción de un tren que claramente no necesita México?

¿Capricho mata futuro?

¿Cómo un presidente que se dice del pueblo para el pueblo está más ocupado en la defensa de la construcción de un Tren Maya que en la defensa de la educación de su país?

¿Con el tren dice “no daremos ni un paso atrás”, pero con la educación sí?

¿Austeridad donde conviene?

Negligencia sobre negligencia, por cualquier vía que lo veas.

Millones para un tren ecocida y recortes para una educación que sangra.

Tan solo en 2022 se prevé que se destinarán 883,929 millones de pesos para el gasto público en educación, o sea, el 3.1 por ciento del PIB, el nivel más bajo desde 2010 según el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.

Y aunado a eso, se les ocurre salir en una mañanera a informar que los grados escolares serán eliminados y reemplazados por fases.

¿Es en serio?

Me huele a una mezcla socialista-comunista.

Que hicieron una dizque consulta entre maestros y personal educativo para llegar a la conclusión de eliminar los grados, porque era una forma muy neoliberal de educar.

¿Y a los ciudadanos, nos consultaron?

A mí no.

¿O tenemos que quedarnos callados y seguir las reglas del ABC transformador?

¡Qué peligro!

Utilizar una estrategia de polarización en temas educativos.

Y llevarse de encuentro a los niños como José en este país.

Quedan dos años para que AMLO termine su mandato.

Y es más que claro que el controvertido Tren Maya es su prioridad por sobre todas las cosas, incluso por sobre el futuro de nuestro país.

El presidente no quiere ningún descarrilamiento y menos causado por artistas, habitantes y ambientalistas que piden detener la construcción de un tramo del tren con el objetivo de salvar ríos, cenotes y selva.

¿La gente necesita el Tren Maya?

Lo que necesitamos es que algunos de esos millones, invertidos en el controvertido tren, se inviertan en la tan abandonada educación de este país.

Y que los ‘Josés’ tengan la oportunidad de estudiar como se debe.

Que lo piense dos veces, ese papá que levantó a su hijo para que le gritara a AMLO “el mejor presidente del mundo”.

El mejor presidente del mundo no descarrilaría a los niños y jóvenes de su país, ni enfocaría sus energías en un costoso tren, que además traerá consecuencias graves para el medio ambiente.

¡No queremos que a José se lo lleve el tren!

Publicidad
Publicidad
Publicidad