5 de julio 2022

14 de enero 2022

Opinión

#ConTaconesEntreLegos | Populares Fiestas Covidiotas

Con tacones entre legos

Al parecer, no solo AMLO está manejando la pandemia a su antojo, sino Boris Johnson, el primer ministro del Reino Unido y Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, también. Los tres populistas, a brote pronto

Por Marcela Garza Barba

COMPARTE ESTA HISTORIA

COVIDIOTA, SEGÚN LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA:

Persona que se niega a cumplir las normas sanitarias dictadas para evitar el contagio de la Covid.

No se necesita un avión, unos vapers y música a todo volumen para hacer una fiesta covidiota.

Con una supuesta estrategia institucional de propagación del virus en Brasil, una mañanera sin cubrebocas en México y un par de botellas de vino en Downing Street, en el Reino Unido, armas la misma fiesta que en ese avión.

Y eres igual de irresponsable.

¿O no?

Hasta hace unos días, a un grupo de canadienses se les negó el regreso a casa tras realizar una fiesta covidiota (o sea, sin medidas contra Covid) en pleno vuelo a Cancún.

Se les estigmatizó.

Se les reprendió.

Y aunque hoy, estos hombres y mujeres ya están en casa, se presume que los castigos que recibirán en su país serán para acordarse de lo mal que se portaron al no seguir las reglas sanitarias para prevenir el Covid-19.

En algunos lugares en México, como Ecatepec, ya están preparando multas de hasta ocho horas de cárcel o trabajo comunitario si no se utiliza el cubrebocas.

¿Pero por qué solo castigar al ciudadano, cuando tenemos líderes de la nación que ponen el mal ejemplo y hacen lo mismo?

Digo, no se necesita un avión, unos vapers y música a todo volumen para ser covidiota.

Y lo digo porque me preocupa escuchar cosas como estas.

“¿Y si mejor todos nos contagiamos de una vez? Así como AMLO y Bolsonaro… sin cubrebocas… y hacemos una fiesta al estilo Boris Johnson de “trae tu propia botella” y ya de una vez que nos dé Covid”.

¿En serio?

Ahora sí que nos perdimos.

¡Qué Covidiotas!

Pero ni que decir cuando el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador arma la fiesta diaria en sus mañaneras, sin cubrebocas.

Aunque esté ronco y con dolor de garganta.

Se cree invencible y dice: “me haré la prueba, creo que es gripe”.

¡Qué peligro!

No era gripe, era COVID.

¡Y expuso a todos!

Y es que, al parecer, no solo AMLO está manejando la pandemia a su antojo.

Sino Boris Johnson, el primer ministro del Reino Unido y Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, también.

Los tres populistas, a brote pronto.

Ante sus ojos, la popularidad mata al virus.

Y de ahí… ¡que comiencen las fiestas populares covidiotas!

AMLO prefiere abrazos y saludos de mano sin cubrebocas.

Mañaneras roncas, disfrazadas de un resfriado.

Detentes y otros datos, que cuidar su salud y de los que lo rodean.

No por nada esta semana batimos el récord de contagios de Covid-19 con 44,187 casos en tan solo 24 horas.

Ah, pero el presidente doblemente contagiado por Covid-19 aún se atreve a decir que la variante de Ómicron es un covidcito.

¿Covidiota?

Se los dejo a ustedes.

Otro populista covidiota, Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido, hasta salió a pedir perdón públicamente.

Porque la cruda realidad, después de la fiesta de “Bring Your Own Wine”, en Downing Street, le salió cara.

Sí, mientras el resto del Reino Unido estaba confinado en sus casas, Boris y sus colegas armaron una fiesta de “trae tu propia botella”.

Menos el cubrebocas… claro.

Al parecer, de nada sirvió aquella vez que el primer ministro estuvo en cuidados intensivos al contraer Covid-19, en abril del 2020.

O la cifra récord de 130,000 contagios diarios.

Hoy, los conservadores senior o senior tories, como les dicen por aquellos rumbos, están pidiendo la renuncia de Boris.

¡Vaya ejemplo!

Y ni qué decir del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Quien por cierto, al igual que AMLO, basa su popularidad en un discurso anti elitista y pro apoyo mágico a la clase baja.

Se dice que Bolsonaro vetó un extracto de la ley referente a la obligación del uso de cubrebocas.

¿Covidiota también?

El mandatario ahora es acusado de crímenes contra la humanidad por el mal manejo de la pandemia.

Un reporte del Senado de Brasil concluye que Bolsonaro permitió a propósito la propagación de Covid-19.

Basta ver cómo este mes, Brasil llegó al tercer lugar con más personas infectadas por Covid-19 en el mundo.

¿O los tres mandatarios populistas no entienden de ciencia, con lo que respecta al virus y sus variantes o se hacen los covidiotas como parte de una estrategia meramente política?

Porque no puedo entender el NO uso de cubrebocas.

El NO CORRAS a hacerte la prueba.

El aquí no pasa nada, trae tu botella y hay que abrazarnos.

Sí pasa.

Pasa la vida.

O la muerte.

Y sin fiesta de por medio.

Seas un canadiense varado en Cancún, por ser covidiota.

Un presidente mexicano doblemente contagiado de Covid-19.

Un primer ministro a punto de renunciar por una fiesta sin cubrebocas, pero con botellas.

O un presidente brasileño acusado de crímenes contra la humanidad por el mal manejo de la pandemia.

¿O no Covidiotas?

Publicidad
Publicidad
Publicidad