18 de mayo 2021

6 de noviembre 2020

Opinión

#ConTaconesEntreLegos | Los intocables

Con tacones entre legos

Donald Trump y Joe Biden no son peritas en dulce. Al contrario, son líderes con unos tantos esqueletos en el clóset y hoy siguen creyendo ser intocables por el solo hecho de ser y poder ser presidente de Estados Unidos.

Por Marcela Garza Barba

COMPARTE ESTA HISTORIA

Donald Trump.

Sexo y Stormy Daniels.

Hush money.

Acoso y las 26 mujeres que lo acusan de agresión sexual.

Teorías conspiratorias.

No pasa nada.

La escandalosa llamada ucraniana.

Mentira.

Hablemos de Impeachment, ¿o no?

Caso cerrado.

Vamonos a los números.

545 padres de niños aún no encontrados después de 3 años de aplicar la política de separación en la frontera con México.

$750 dólares la cantidad total que pagó de impuestos federales en 2016 y $750 en 2017.

Inaudito.

Y más ahora que sale con que se va a ir con todas la de la ley y pide ayuda a la Suprema Corte para poner orden en el conteo de votos pues “se ha cometido fraude” en las elecciones 2020.

¿En serio?

Con la mujer que él mismo postula para reemplazar a Ruth Bader Ginsburg, Amy Coney Barrett.

Que bajo.

Si el peso de la ley lo trae Trump sobre sus hombros, nada más que hasta hoy ha sido intocable por el simple hecho de ser el presidente de Estados Unidos.

En un reciente artículo la revista Vanity Fair asegura que Trump tiene miedo de ir a prisión si no gana las elecciones.

Con razón pelea los votos a capa y espada.

Pero “Uncle Joe” mejor conocido como Joe Biden, no se libra.

Manos debajo de la falda y Tara Reade.

Ocho mujeres, acoso sexual y demandas.

Sex tapes virales y su hijo Hunter Biden.

Ucrania, China, y los comprometedores correos de Hunter.

Y la lista sigue…

Rusia y Kazakhstan y sus posibles adversarios tratan de comprometer a la familia Biden con deals sospechosos.

Se presume que hasta el FBI metió manos en el asunto y actualmente se encuentra investigando a Hunter Biden por posible lavado de dinero según Sinclair Broadcast Group.

Así que si las elecciones se pintan de azul o de rojo, si son históricas o dudosas es lo de menos.

Mejor veamos qué tipo de líderes se encuentran manejando la supuesta nación democrática modelo.

Porque de modelo no tiene nada, ni por sus líderes ni por su democracia.

Me pregunto.

¿Estados Unidos seguirá siendo el súper poder y sus líderes los intocables?

Tantos que podrían llegar a cambiar su traje negro por uno anaranjado.

Publicidad
Publicidad
Publicidad