1 de diciembre 2021

1 de octubre 2021

Opinión

#ConTaconesEntreLegos | La Quinta Ola

Con tacones entre legos

Hoy, ya estamos ante la quinta ola del feminismo, aquella que viene con todas sus fuerzas y arrasa con cualquier cosa que se le interponga en el camino, incluso la autoridad. Algo así como como la Gran Kahuna del surf

Por Marcela Garza Barba

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Movimiento conservador?

Si las protestas feministas del 28S reclaman aborto libre y seguro.

El aborto… no tiene nada de conservador.

Pero es que, al parecer, el presidente Andrés Manuel López Obrador quiere vender la teoría conspiratoria conservadora -pintada de feminista- a como dé lugar.

Y es que hoy, el feminismo en México es la oposición del gobierno.

¿O no?

Al menos así lo ha recalcado AMLO, cada vez que puede.

En palabras del presidente “hace unos dos años, cuando comenzó el movimiento feminista, muchas mujeres participaron, pero se empezaron a dar cuenta que se habían convertido en feministas conservadoras, solo para afectarnos a nosotros”.

A ver, a ver.

Primero, el movimiento feminista en México no empezó hace dos años.

Ni se formó para protestar en contra de la 4T, sin razón alguna.

Basta ver el número de protestas de 2007 a 2017 en la Ciudad de México.

124 para ser exactos.

Al parecer, el presidente tiene otros datos al decir que las protestas feministas empezaron con su gobierno.

Y es que el movimiento feminista en México comenzó en 1916 con el primer congreso feminista en Yucatán.

¡1916!

Y de ahí, las siguientes olas del feminismo en México.

Olas, refiriéndose a las distintas etapas de lucha feminista en pro de los derechos de la mujer mexicana…

La primera ola feminista fue por el sufragio y los derechos de las trabajadoras campesinas.

La segunda ola se basó en la batalla en contra de la violencia doméstica y laboral, y el hostigamiento sexual, entre otras.

La tercera ola se enfocó en el derecho a decidir sobre la reproducción y los derechos laborales.

Y hoy estamos en la cuarta, aquella que busca el fin del acoso sexual con el movimiento #MeTooMx , de los feminicidios y la despenalización del aborto.

Pero las tormentas se han multiplicado porque las mujeres mexicanas se sienten incomprendidas, abandonadas a la suerte.

Y es que, al parecer, en México el discurso político desde un podio vale más que los gritos desesperados en las calles.

¿Y el diálogo con la gente?

¿Con las mujeres?

¿Con el pilar de nuestra sociedad?

Nulo.

Y por eso las pintas, tirar las vallas, gritar sin parar.

¿Me pregunto qué habrán sentido las mujeres policías que resguardaban Palacio Nacional?

Hoy, ya estamos ante la quinta ola.

Aquella que viene con todas sus fuerzas y arrasa con cualquier cosa que se le interponga en el camino.

Incluso la autoridad.

Algo así como como la Gran Kahuna del surf.

Aquella que se forma después de miles de tormentas a lo lejos, y llega a medir 70 pies.

Un monstruo descontrolado.

Y es que las mujeres en este país ya hemos dejado pasar muchas cosas.

Más y más feminicidios.

En los primeros 5 meses de 2021 hubo un aumento de 7.1 por ciento.

#NiUnaMás.

Violencia intrafamiliar al por mayor.

El Sistema Nacional de Seguridad Pública registró 326 mil 634 casos de violencia de género entre 2020 y mayo de 2021.

¿Se les hace poco?

#NiUnaMenos.

Y en lo que se refiere al aborto legal y seguro en nuestro país.

Según datos de IPAS México, para 2019, el aborto se mantuvo como la cuarta causa de muerte materna en el país.

En todo México, durante el periodo de 2010 a 2018 murieron 90 mil 562 mujeres de entre 10 y 40 años por causas relacionadas con el aborto practicado en condiciones de riesgo.

Sin palabras.

#AbortoLegalySeguro.

Pero las tormentas nos fortalecen, nos unen y más si hablamos de luchas justas.

Por eso, cuando escucho las palabras del “líder” de la nación.

Al decir “es un error demandar un derecho con violencia” me pregunto.

¿Se ha puesto en los zapatos de las mujeres que luchan porque las voces de las silenciadas sean escuchadas?

Cuando cae la noche, ¿no piensa por qué tanto alboroto? Hablando se entiende la gente.

Señor Presidente, no deje que la cuarta ola se convierta en una quinta, porque estoy segura que esa ola sí transformará lo que no se ha transformado en las vidas de las mujeres mexicanas hasta ahora.

Dialogue, no cierre puertas.

No vaya a ser que la ola llegue con tal fuerza que derribe lo que tanto resguarda en Palacio Nacional.

Y ahora sí, como dice, afectará a su gobierno.

Publicidad
Publicidad
Publicidad