29 de mayo 2022

2 de julio 2021

Opinión

#ConTaconesEntreLegos | El Gran Fiasco y la Fórmula Mágica

Con tacones entre legos

Ojalá, Japón sea esa fórmula mágica que necesita el gobierno para salvar la vida de tantos niños y niñas, que necesitan de sus medicamentos para vivir

Por Marcela Garza Barba

COMPARTE ESTA HISTORIA

Fiasco: Fracaso, Decepción. (RAE) Fórmula: Medio práctico propuesto para resolver un asunto controvertido o ejecutar algo difícil. (RAE)

¡¿Por qué?!

¿Por qué politizar un tema tan fuerte y delicado como el desabasto de medicamentos oncológicos en nuestro país?

No, no es un golpe por parte de la oposición.

Es un golpe a los niños y niñas que no reciben sus medicamentos oncológicos a tiempo, por una estrategia mal aplicada por parte del gobierno en turno.

Si nuestros niños y niñas son el futuro, entonces ¿por qué el gobierno de la 4T no hace lo suficiente para brindarles lo que se merecen… salud?

Doctor López-Gatell, ¿cuál será la fórmula mágica para revertir este gran fiasco?

Mientras esta semana siguieron las macroprotestas por parte de los familiares de niños afectados, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que ya se habían adquirido 84 por ciento de los medicamentos oncológicos.

¡Sí, 84 por ciento!

¿Pero dónde están?

¡Claramente, en México no!

“Ya estamos consiguiendo todas las medicinas. Hay medicamentos oncológicos que son mucho, mucho, mucho, muy difícil de conseguir. Hasta ayer nos faltaban cuatro, dos los van a hacer de manera especial para nosotros en Japón y todos los días estamos viendo esto”.

Ahora sí, como dicen.

Del dicho al hecho… hay mucho trecho.

De Japón a México…. ya veremos.

Porque la realidad, para los niños y niñas con cáncer y sus familiares, sigue siendo muy cruda.

Tan cruda que, hasta el mismo subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, no sabe ni qué decir al respecto.

Y mejor crea una teoría golpista para salvar su vida y no la de los afectados.

Y es que antes de comenzar a parchar el terrible resultado de desabasto con dimes y diretes, y una que otra acción repentina, habría que reconocer que la política implementada para adquirir los medicamentos oncológicos por parte del gobierno de la 4T ha sido un gran fiasco.

¿O quién piensa lo contrario?

Solo el gobierno de la 4T, aunque se dice ser ético.

Basta escuchar las declaraciones inhumanas del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Las contradicciones que giran en torno al desabasto.

Y el rechazo por parte de Morena para debatir el tema en el Senado.

Como dirían… ¡muy pobres de espíritu!

Es un hecho, vivimos en un país que arrastra una cultura política arraigada en la corrupción.

Hecho lamentable.

Pero de eso a que, de la noche a la mañana, se quiera transformar al sistema sin daños a terceros me parece un tanto utópico.

Porque seamos realistas, el que se haya querido eliminar de una vez por todas el monopolio de compra de medicamentos oncológicos en México, presuntamente valuado en 100 mil millones de pesos y concentrado en 3 empresas, fue y sigue siendo un grave error.

El resultado: desabasto de medicamentos oncológicos por más de 900 días.

En el reporte titulado “Operación Desabasto”, de Denise Tron y Alejandro Melgoza de ‘Impunidad Cero’ aseguran que el proceso de licitación para surtir medicamentos del segundo semestre de 2019 terminó justo el 30 de junio de 2019.

El problema fue que se adquirieron 16 de los 36 medicamentos oncológicos necesarios para los tratamientos de los niños, niñas y adolescentes con cáncer.

¡Vaya estrategia!

¿A poco esto no lo vio el gobierno antes?

¿O no les importó jugar con la vida de los y las mexicanas?

El cáncer no tiene la paciencia de esperar.

Se dice que esta mala estrategia se llevó de encuentro 1,600 vidas de niños y niñas.

Y quién sabe cuántas más se llevará.

Porque al día de hoy, la disque solución de Japón, no se ve ni se siente.

Que impotencia, no quisiera estar en los zapatos de un padre de familia con un niño con cáncer, en un país como México.

Por eso no es de extrañar que los familiares de estos niños pidan a gritos auxilio.

Y claro, la renuncia del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Yo también pediría su renuncia.

Esto no se trata de partidos ni de colores, sino de vidas…. ¡y de niños!

Y de hablar con la verdad, y a partir de ahí, dialogar.

Porque lo que se ve, y se vive hasta hoy, es escasez y politiquería.

No por nada hay amparos a 220 niños con cáncer, y de entrega de medicamento, nada.

Ojalá, Japón sea esa fórmula mágica que necesita el gobierno para salvar la vida de tantos niños y niñas, que necesitan de sus medicamentos para vivir.

Ojalá, la fórmula mágica no tarde en llegar.

Porque hasta ahora, todo ha sido un gran fiasco.

Dejen la politiquería y sean más humanos.

¡Por el amor al prójimo!

Tan solo con este tema tenemos para no celebrar los 3 años del gobierno de la supuesta transformación.

Publicidad
Publicidad
Publicidad