17 de agosto 2022

22 de julio 2022

Opinión

#ConTaconesEntreLegos | Chico Che y La Crisis

Con tacones entre legos

¿De qué se ríe, Señor Presidente, si nuestro país atraviesa uno de sus peores momentos y aun así se empeña en arriesgar la relación con el principal socio comercial de México? ¿Hay razón para bailar al ritmo de Chico Che y La Crisis?

Por Marcela Garza Barba

COMPARTE ESTA HISTORIA

Seguramente, los supuestos spin doctors de AMLO tuvieron la “grandiosa” idea de poner el “Uy, que miedo” de Chico Che y La Crisis (así se llama el álbum, ¡vaya ironía!) en la afamada mañanera de este pasado miércoles, en respuesta a una posible sanción a México por parte de Estados Unidos por violar cuatro artículos del T-MEC.

Se presume que la política energética cuatroteísta viola el tratado comercial con Estados Unidos y Canadá; en otras palabras, le da en la torre a los inversionistas extranjeros y se lleva de encuentro a la economía de nuestro país.

Por supuesto, el presidente opina lo contrario.

Pero más allá de la bajeza de AMLO y los suyos, del pan y circo al estilo Chico Che y La Crisis (así se llama el álbum), lo grave aquí es que si leemos detalladamente la letra de la canción del cantante tabasqueño, AMLO no solo se ríe de nuestros vecinos y de los opositores de casa, sino de todos los mexicanos.

De ti, de mí.

¿De qué se ríe, Señor Presidente, si nuestro país atraviesa uno de sus peores momentos y aun así se empeña en arriesgar la relación con el principal socio comercial de México?

¿Hay razón para bailar al ritmo de Chico Che y La Crisis?

Cada vez escucho a más mexicanos decir que no quieren hablar de López Obrador.

Que hay muchas otras cosas de las que hablar, que de un presidente populista y autoritario que lleva en picada al país.

¡Grave error!

Debemos seguir hablando de lo que este gobierno no hace bien y tratar de enderezar el rumbo con acciones, tan siquiera por el futuro de nuestros hijos.

Ah, pero si el presidente sale con un “Quién pompó” (¿se acuerdan de Loret y Brozo?) y un “Uy, que miedo, mira cómo estoy temblando” (por cierto, las dos canciones del también tabasqueño Chico Che) todos vuelven a hablar de la vergonzosa política de este país hasta volverlo trending topic.

Chico Che en pleno 2022, número uno en tendencias.

¡Ahí está el problema!

Nos unimos a la frivolidad cuatroteísta.

A la demagogia de López Obrador.

Al storytelling de sus spin doctors de cuarta.

Y dejamos a un lado los temas más importantes para nuestro país.

¿No se dan cuenta?

Eso es lo que quieren. Que dejemos lo más por lo menos.

Hasta cantamos el “Uy, que miedo” y nos reímos de las payasadas amloístas junto con él.

¿O no?

Digo, ahí están los memes.

Pero veamos  la letra de la canción.

Leamos entre líneas.

Primero que nada, el álbum de la canción se llama “Chico Che y La Crisis”.

Desde ahí ya es maquiavélico pensar que el presidente y su séquito, un día antes, preparaban la mañanera del día siguiente en plena crisis con Chico Che y La Crisis.

¿Se los imaginan?

¡Lamentable!

En un párrafo de la canción “Uy, que miedo” dice: “Que el dólar va para arriba y el peso sigue bajando. Uy que miedo, mira cómo estoy temblando”.

“La canasta va pa’ arriba y mi peligro que bajando. Uy, que miedo, mira cómo estoy temblando”.

Grave, que un presidente se mofe de la caída del peso y de la canasta (cualquiera que esta sea).

Y más cuando la inflación en su país se dispara en casi un 8 por ciento y los precios de la canasta básica aumentan en un 20 por ciento.

¿La gente se muere de hambre y usted se burla en la mañanera que el peso sigue bajando?

Eso sí que da miedo, un líder que se ríe de los problemas que enfrenta su país (aunque diga que la canción era en respuesta a las sanciones del T-MEC).

Aquí ya no importa si en principio la estrategia iba dirigida a las sanciones por el T-MEC, pues cada verso nos queda a los mexicanos como anillo al dedo.

Lo que no queda es que el presidente se ría y nosotros cantemos.

¿Seguimos cantando?

“Que el sol ya se va acercando nada más para quemarnos. Y ya no habrán más diluvios que vengan para salvarnos”.

¿Otra risita?

Cuando la CONAGUA acaba de declarar emergencia por sequía en México.

Casi siete de cada diez municipios no cuentan con el vital líquido.

Aunado a lo del Tren Maya, declarado como “seguridad nacional” cuando se está talando una cantidad grotesca de árboles.

Se dice que Yucatán perdió 483,000 hectáreas de árboles.

¡Ecocida seguro!

No importa estar en contra del medio ambiente, mientras que el gobierno siga ganando.

¿O no?

Pero hay que seguir al ritmo de Chico Che y La Crisis.

Hay que reírnos y decirle al vecino “Uy, que miedo, mira cómo estoy temblando”, al cabo que no importan las sanciones que le pongan a México por violar varios artículos del TMEC.

No importa que tengamos asperezas con el vecino estratégico que se dice nos ayudará a crecer la economía en este 2022 en un 1.8 por ciento, impulsada por las exportaciones.

¡Que alguien le ponga pausa por favor!

Ya sabemos que la diplomacia no es lo de AMLO.

La burla sí, muy al estilo populista.

La pregunta es: ¿hay por qué seguir bailando al ritmo de Chico Che y La Crisis?

En el fondo creo que el presidente no sabe la magnitud del cambio de cartas sobre la mesa en el tratado con Estados Unidos y Canadá.

No solo afectará la inversión extranjera, sino que el costo será doméstico también.

Como dijo Boris Johnson en su discurso de despedida esta semana.

“No es Twitter lo que cuenta. Es la gente”.

Los bots puede que le aplaudan a AMLO y a Chico Che y La Crisis, pero la gente real ya está cansada de tanta payasada.

Que la 4T cierre el telón de una vez por todas.

Ya es hora de cambiar la narrativa y de no caer en la demagogia amloísta.

Publicidad
Publicidad
Publicidad