1 de diciembre 2021

19 de noviembre 2021

Opinión

#ConTaconesEntreLegos | BYEden: ¿El divorcio de Joe y Kamala?

Con tacones entre legos

Que si Joe no escucha a Kamala. Que si Kamala no escucha a Joe. Todo indica que el divorcio Biden-Kamala es inminente. Y más porque vienen las midterm elections y las presidential de 2024. ¿Será BYEden Kamala?

Por Marcela Garza Barba

COMPARTE ESTA HISTORIA

Que si Joe no escucha a Kamala.

Que si Kamala no escucha a Joe.

Que si hay equipos rivales dentro de la Casa Blanca.

Que si Kamala no figuró en la reciente cumbre en Washington cuando a ella se le asignó tratar el tema migratorio con México.

Lo cierto es que, al parecer, ya terminó la etapa de honeymoon entre el presidente y la vicepresidenta de los Estados Unidos.

Los fireworks al estilo Katy Perry, canción que cerró el día inaugural cuando entró a la presidencia Joe Biden, se han terminado.

Todo indica que el divorcio Biden-Kamala es inminente.

Y más porque vienen las midterm elections y las presidential de 2024.

¿Será BYEden Kamala?

Exasperación.

Disfunción.

Palabras que unos tantos confidentes de Kamala utilizaron para describir la relación que hoy mantiene la VP con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Palabras que describen un posible divorcio entre la supuesta pareja perfecta de la arena política de los Estados Unidos.

Y es que la power couple, aquella pareja por la que muchos apostaron, al parecer se está desmoronando.

Pedazo a pedazo.

Por cierto, en muy bad timing para Biden, quien cada día baja en porcentaje de aprobación según las encuestas oficiales en el país vecino.

Hoy, el 51 por ciento de los estadounidenses desaprueba su gestión a casi un año de su mandato.  

51 por ciento.

Ahora sí que su frase “A presidency for all americans” se queda corta.

Se dice que las asperezas entre el dúo dinámico comenzaron en aquel viaje que hizo Kamala a principios de junio a Guatemala y México.

Sí, aquel viaje en el que el presidente de México le dijo a Kamala… “Kabala”.

Y es que Joe le pidió a Kamala que se enfocara en la crisis migratoria.

La vicepresidenta tenía una visión; Biden otra.

Él una agenda, ella otra.

He said, she said… literal.

La manera diplomática en la que se trató la crisis fue gravemente criticada.

Kamala visitó primero Guatemala, antes que la frontera de México con Estados Unidos, en donde la situación migratoria ya se salía de control y para rematar le dijo a los migrantes “no vengan a Estados Unidos”.

Esa frase más el no pisar la frontera de Estados Unidos y México, en plena crisis migratoria, le costó severas críticas de la opinión pública, así como de unos tantos republicanos y demócratas. 

¡A punto de Bye-den!

¡Crisis total!

El ataque de los medios y la división de equipos al interior de la Casa Blanca orilló a Harris a crear su propia agenda.

Harris se fue de Guatemala a ‘Guatepeor’.

Porque por querer callar todas esas voces viajó a El Paso, Texas.

Pero como dirían de “last minute trip”.

Solo para enfrentarse con unos tantos protestantes que le gritaron “llegas tarde Kamala”.

¡Vaya ataque de crisis!

Se presume que a Joe le salía humo por las orejas.

Kamala trató de empujar la agenda de Joe, pero no lo logró.

Al contrario, la controversia creció tal cual bola de nieve.

Tan así que hoy la crisis migratoria es uno de los temas principales por el que le está costando la presidencia a Biden.

Recientemente, la cadena estadounidense CNN, entrevistó a casi tres docenas de asistentes, funcionarios de la actual administración, agentes demócratas, donantes y asesores externos de Harris.

Todos ellos coinciden: la exasperación viene de parte del presidente y de la vicepresidenta.

En otras palabras, “it runs both ways”.

Se dice que hay un equipo dentro de la Casa Blanca que critica fuertemente a Kamala, ya que dice que no está lo suficientemente preparada para el puesto.

Algunos allegados a Kamala aseguran que la vicepresidenta ha admitido que no ha podido hacer mucho, pues se siente fuera de la jugada.

Se presume que el team Biden cree que Harris no es leal al equipo.

Sea como sea… o como dicen “haiga sido como haiga sido”… ¡Fuertes declaraciones!

Y es que muchos de los dimes y diretes tienen cierta lógica.

Dos frases: midterm elections y carrera presidencial 2024.

Según una encuesta realizada por ABC News y el Washington Post asegura que si las elecciones fueran ahora, el 51 por ciento de los estadounidenses votaría por los republicanos.

¡Terrible pesadilla para el presidente!

Algunos aseguran que, tanto Joe como Kamala, quieren contender.

¿Será que desde ahora son rivales?

Otros dicen que Joe ya no contenderá y que, por lógica, le sedería la candidatura a Kamala; pero por su mal empeño en temas como la crisis migratoria y los derechos electorales, entre otros, la carta Kamala no es opción.

Ni siquiera por el lobby que hizo en el plan de infraestructura de Biden se salva.

Qué lástima, porque sí tiene madera.

Frustración y disfunción.

Lo cierto es que ninguna de estas dos palabras se traduce a victoria y power couple.

La chispa de los fireworks, poco a poco se apaga.

Y esto no es bueno ni para Biden ni para Harris.

Si se divorcian, les saldría muy caro, y más a Kamala que tiene toda una vida política por delante.

Digo, Biden joven no es.

¿Será BYE-den para ambos?

Publicidad
Publicidad
Publicidad