1 de diciembre 2021

24 de septiembre 2021

Opinión

#ConTaconesEntreLegos | APetito que mata

Con tacones entre legos

¡Grita… no calles! No postees y defiendas en redes y videos lo que no es porque puede que sea demasiado tarde cuando llegue el Apetito que mata. Este momento pudo salvar a la neoyorkina de 22 años, Gabby Petito, pero no fue así

Por Marcela Garza Barba

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Pareja feliz?

¿Viaje de ensueño?

NO CREO.

¿Has estado en una situación similar?

¡Grita… no calles!

No postees y defiendas en redes y videos lo que no es.

Porque puede que sea demasiado tarde cuando llegue el Apetito que mata.

Este momento pudo salvar a la neoyorkina de 22 años, Gabby Petito.

Pero no fue así.

Petito no pidió ayuda.

Se dice que los que llamaron al 911 fueron unos turistas de la zona que vieron cómo el prometido de Petito, Brian Laundrie, la golpeaba.

Los guardabosques del Servicio de Parques Nacionales de Utah tampoco hicieron mucho al respecto.

Aunque vieron a un Brian excusándose sobre el altercado y con rasguños en la cara.

Que si ella o él empezaron la pelea es lo de menos, claramente había gato encerrado.

Las autoridades los separaron por unas horas y luego los dejaron en medio de la nada.

¿Será que ya estamos acostumbrados a que las peleas suban de tono?

Nadie escuchó el grito en silencio de Gabby.

Nadie.

Con una mochila de ansiedad y gritos en silencio, Petito siguió su viaje “nómada” en la camioneta blanca de sus sueños junto a su prometido.

Días después del video, grabado por la policía de Utah, los restos de Petito fueron localizados en el Grand Teton National Park en Wyoming.

Hoy, Laundrie es buscado por la justicia, pues se dice ser “persona de interés”, ya que fue la última persona que vio a Petito.

Pero regresemos un poco al viaje de ensueño (o más bien de pesadilla) de Petito y Laundrie.

En Julio de 2020, Gabby y Brian se comprometen.

Un año después, Julio de 2021 emprenden el supuesto viaje “nómada” de sus sueños.

4 meses cross country journey.

Así lo anunciaron en su Instagram y página de YouTube.

De Florida a Kansas, Colorado y Utah acampando en parques nacionales.

Julio 4 a Agosto 12 de Kansas a Utah y de ahí la afamada pelea.

Pero se les dejó ir, pues ambos aseguraban que estaban enamorados y a punto de casarse.

¡Escalofriante!

Pues después de eso, Petito admite que le dio una cachetada a Laundrie porque le dijo que la dejaría en el desierto del Moab.

Entonces, ¿por qué los dejó ir el guardabosques?

No puedo creer que tantas banderas rojas y no se haya hecho nada.

Ni la víctima rectificó ni las supuestas autoridades vislumbraron peligro.

¡Qué dormidos estamos!

Si yo fuera el guardabosques que grabó el altercado, no podría dormir, solo de pensar que pude haber salvado a Gabby.

Se presume que Agosto 25 fue la última vez que se supo de Petito.

Su tío asegura que, aunque su sobrina iba rodando la vida de nómada, siempre encontraba algún lugar para conectarse con su familia o postear en redes sociales… que por cierto, en redes se presumían como el “picture perfect couple”.

Pero en realidad, todo menos perfecta (el tío de Gabby asegura que algo no le latía de Brian).

Y después del 25 de agosto… mensajes de textos y posts de Instagram sospechosos.

Nada que ver con el estilo que posteaba Gabby.

Y luego…

Septiembre 1.

Brian llega a la casa en Florida, que compartía con sus padres y Gabby… pero llega solo, sin ella.

10 días después, Septiembre 11…

La familia de Gabby la reporta como desaparecida.

Brian consigue abogado y decide callar.

La justicia, en otras palabras, le dio tiempo para escaparse.

El 19 de septiembre, los restos de Gabby fueron encontrados.

Se dice que unos youtubers fueron parte fundamental en dicha búsqueda, ya que grabaron ‘sin querer queriendo’ el lugar donde estaba la van blanca.

Hoy, Gabby está muerta y Brian es buscado por la justicia estadounidense, porque es una persona de interés en el caso.


Fue la última persona que la vio viva. 

A Brian lo buscan en el Carlton Reserve.

No solo por tierra, sino bajo agua también.

Sin palabras.

Aunque debo decir que las autoridades correspondientes no desechan otros posibles escenarios.

No importa si el caso es estadounidense.

O si es uno de miles que se reportan al día, aquí o en Estados Unidos.

La cosa es que, como sociedad, no vemos las banderas rojas.

Como mujeres tal vez, pero preferimos callar y aparentar algo que no es.

Piénsalo dos veces, es tu vida.

No minimices el Apetito que mata.

No se le puede llamar de otra forma.

¿Cuántas veces te ha levantado la voz?

¿Cuántas veces te ha tocado de una forma que no te gusta?

¿Cuántas veces has visto banderas rojas, pero las dejas pasar porque “al fin y al cabo no pasa nada”?

Pues sí pasa, y mejor gritar que callar, hasta que sea demasiado tarde.

Las mujeres debemos de poner el punto sobre las íes y no ser una estadística más de las 50,000 mujeres que son asesinadas al año por alguna pareja o familiar, según datos de la ONU.

Claro, 50,000 no es el dato exacto, pues hay gobiernos que no reportan los feminicidios claramente… como en México, por ejemplo.

Más vale hablar, que callar.

¡Ojo con el Apetito que mata!

Publicidad
Publicidad
Publicidad