FACEBOOK

VISTAS
19 de Junio del 2020

Monterrey quiere ser una smart city

El despliegue de miles de cámaras con tecnología de reconocimiento facial y una aplicación para detectar baches en tiempo real representan los primeros cimientos de un esfuerzo de la administración de Adrián de la Garza para llevar a la ciudad al siguiente nivel tecnológico.
Monterrey está dando el primer paso para convertirse en una ciudad inteligente. La administración de Adrián de la Garza ha desplegado una infraestructura de más de dos mil cámaras con tecnología de reconocimiento facial y pretende lanzar una aplicación para la detección de baches en tiempo real. Estas dos acciones representan los primeros cimientos de un esfuerzo de política pública para recopilar datos, analizarlos y convertirlos en soluciones que mejoren la calidad de vida de los habitantes. De acuerdo a McKinsey, la transición de una metrópoli en una ciudad inteligente o smart city requiere de tres elementos: infraestructura física y social, inteligencia (entendida como la red de sensores, teléfonos móviles de última generación y plataformas de datos abiertos) y el proceso de adopción de la aplicación, un elemento que requiere de un alto grado de confianza entre autoridad y ciudadanía. En ese sentido, la intención del gobierno municipal de Monterrey de lanzar una aplicación para detectar baches en tiempo real va más allá de una solución de corto plazo para atender un problema visible de la ciudad. Se trata, en cambio, de un mecanismo inicial para que los ciudadanos regiomontanos se adhieran a una plataforma pública que pueda expandir sus servicios en tiempo real al ámbito de la seguridad, la movilidad y servicios públicos como la recolección de basura o la administración de agua y drenaje. El modelo de detección de baches representa un esquema sencillo. Conforme la aplicación alcance una masa crítica de usuarios, el gobierno municipal podrá agregar nuevas aplicaciones. El futuro de las ciudades estará basado cada vez en mayor en medida en datos dinámicos en tiempo real. México, y en particular Monterrey, están rezagados en la implementación de infraestructura y aplicaciones de ciudad inteligente. Un estudio elaborado por The McKinsey Global Institute encontró que la Ciudad de México sólo registra 7.9 puntos de 37 posibles en un índice que mide la efectividad de los componentes de infraestructura tecnológica, redes de comunicación y plataformas de datos abiertos de las ciudades. Nueva York, por ejemplo, tiene un puntaje de 24.4 unidades. Monterrey ni siquiera figura en el ranking. La Ciudad de México está rezagada incluso para los estándares de las principales metrópolis de Brasil, Colombia, Argentina y Chile. Por eso, la aplicación de identificación de baches que está diseñando la administración de Adrián de la Garza es algo más que una tendencia. El enfoque del gobierno de Monterrey es empatar al municipio con herramientas tecnológicas y de recopilación de datos que ya son utilizadas por el resto de América Latina. Monterrey, la capital industrial del norte de México, tiene el potencial para convertirse en una ciudad inteligente, pero todavía hay un largo camino por recorrer.