FACEBOOK

VISTAS
19 de Noviembre del 2019

¡Son solo pezones!

A quienes solo vieron las tetas desnudas de una mujer en la protesta de Mon Laferte, les hace falta leer. Literalmente, les hace falta leer el mensaje que había escrito en su cuerpo la ganadora del grammy latino
No, no me gusta Mon Laferte. Ni ella ni su música ni su corte de cabello. Y si alguien se ofende por su tono de voz, seguro lo apoyaré... pero si me vienen con que lo que les ofende es que haya mostrado las chichis en los Grammys, no cuenten conmigo para lincharla. Porque creo que a quienes solo vieron las tetas desnudas de una mujer -porque ya sabemos que por las de los hombres no tenemos pedo- les hace falta leer. Literalmente, les hace falta leer el mensaje que había escrito en su cuerpo la ganadora del grammy latino. En Chile torturan, violan y matan. Eso es lo que debería escandalizarnos a todos, no un par de pezones al aire. Muchos de los comentarios que buscaron desacreditar la protesta de Mon Laferte fueron que solo buscaba atención. Eh, sí, de hecho justamente ese fue el propósito. Porque la cantante sabe que nada llama más la atención que el cuerpo desnudo de una mujer que se muestra como herramienta de resistencia política. Porque Mon, como todas las mujeres, sabe que pocas cosas incomodan tanto a la gente como los pezones femeninos. Esa glándula rodeada de una areola pigmentada alborota más que un país que lleva meses en rebelión. Porque al parecer, ver los pezones de Mon Laferte es más importante que ver la crisis social más importante de las últimas décadas. Pero parece que Mon es una optimista que, como las miles de mujeres que han protestado usando su cuerpo, piensa que -con tantita suerte- la conversación sobre sus tetas podría desembocar en el hecho de que desde el 18 de octubre miles de chilenos permanecen en las calles exigiendo un cambio en el gobierno de su país. Y que están siendo asesinados por eso. Una de las frases que más leí de los escandalizados por las tetas de Mon fue que “una mujer inteligente no necesita enseñar las tetas”. No, no necesita, pero al parecer sí fue muy inteligente al decidir usar su cuerpo en un evento tan mediático como los Grammys, porque, por lo menos yo no me enteré de este otro men que también protestó. Punto para Mon. A final de cuentas, cuestionar si necesitaba o no enseñar las tetas para protestar siempre será una discusión ociosa, porque es evidente que "lo quiso hacer" y ahí termina nuestra injerencia. Porque es su cuerpo, su protesta y su país.