FACEBOOK

VISTAS
07 de Junio del 2019

¿Vienen las tarifas?

Sarah Sanders dice que la posición de Estados Unidos no ha cambiado. Mike Pence, el vicepresidente, refiere que México no ha hecho lo suficiente. Además, se filtró un discurso del Presidente Trump en el que declara una emergencia nacional por la crisis migratoria
Desde la Casa Blanca, se comunica que las tarifas siguen en pie. “Nuestra posición no ha cambiado”, dijo Sarah Sanders, la vocera de la Presidencia de Estados Unidos, a reporteros que viajaban en el avión oficial de regreso de una gira europea del Presidente Donald Trump. Si nada cambia el fin de semana, entrará en vigor un arancel de 5 por ciento a todas las exportaciones que México envía a Estados Unidos. Esto representa el 80 por ciento de los bienes y servicios que la economía mexicana vende en el exterior y que en el 2018 significó un ingreso de divisas por alrededor de 350 mil millones de dólares, según cifras del Departamento de Comercio de Estados Unidos. En un principio, el impacto a las cadenas de valor de América del Norte, particularmente al de los productores mexicanos, sería limitado. El peso se ha depreciado 3.91 por ciento en la semana, lo que compensaría la mayor parte del costo adicional del arancel. Sin embargo, persiste el riesgo de que la tarifa crezca cinco puntos porcentuales por mes en caso de que la administración de Donald Trump considere que México no está haciendo lo suficiente para detener el flujo migratorio, que en abril alcanzó su mayor nivel desde 2006, según datos del Departamento de Seguridad Interior (Homeland Security, en inglés). Además, se argumenta que una vez que entren en vigor los aranceles será más difícil salir de esta coyuntura. Carlos Pascual, el ex embajador de Estados Unidos en México, dijo recientemente que lo que están cabildeando las asociaciones empresariales e incluso una gran parte de los senadores del Partido Republicano es que el Presidente no tome el primer paso de cruzar esta línea roja. El consenso de analistas sugiere que México tiene listo un paquete de medidas compensatorias para atacar objetivos electoralmente sensibles para el Presidente Trump, que buscará su reelección en 2020. Esto haría aún más difícil regresar al status quo. A pesar de los esfuerzos que ha hecho el gobierno mexicano para convencer al gobierno estadounidense de no declarar una emergencia nacional, la Casa Blanca ha enviado el mensaje de que la amenaza arancelaria está firme. El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, se encargó de dar el mensaje. Después de participar en una reunión con funcionarios mexicanos en Washington, el número dos de la administración de Donald Trump dijo: “Estamos agradecidos de que la delegación de México trajo propuestas a la mesa, fue una buena discusión. Pero, como dijo ayer el Presidente, no está cerca de ser suficiente”. El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, planteó que la administración de Andrés Manuel López Obrador enviará 6 mil elementos de la Guardia Nacional a la frontera con Guatemala. Esto representa alrededor del 10 por ciento del capital humano de la nueva corporación policiaca nacional, según dijo en una entrevista radiofónica Alejandro Hope, un prestigiado analista de seguridad mexicano. La Casa Blanca dejó en claro que esto era insuficiente. El jueves en la tarde se filtró el borrador de un discurso presidencial en el que Trump invocaría la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Nacional de 1977 para combatir una amenaza “extraordinaria e inusual”. El texto refiere que “debido al fracaso de México para tomar acción efectiva para reducir la migración masiva” se aplicarán medidas arancelarias unilaterales. “México ha permitido que aumente masivamente el flujo migratorio y ha fallado en proteger su propia frontera”, puede leerse en el documento”.