FACEBOOK

VISTAS
01 de Abril del 2020

La demanda que está llevando la relación EU-China a su peor momento desde Mao Zedong

La tensión entre las dos principales potencias económicas y militares trasciende la línea de comunicación directa que mantiene la Casa Blanca con el liderazgo del Partido Comunista de China. El conflicto ha escalado al ámbito civil: en las últimas dos semanas se han presentado al menos dos demandas colectivas en contra del gobierno de Beijing por su presunta responsabilidad en la expansión de la peor pandemia global en el último siglo.
Un informe clasificado de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos que fue enviado a la Casa Blanca concluye que China ha ocultado la magnitud de la pandemia del Covid-19 de manera sistemática, según reportó la agencia Bloomberg este miércoles. La revelación pone en perspectiva el efecto catalizador que ha tenido la crisis global del Coronavirus en el rápido deterioro de la relación bilateral Washington-Beijing, la más relevante para el equilibrio geopolítico a nivel global. “La realidad es que todos estaríamos mejor si China hubiera sido más honesta desde el principio”, dijo el vicepresidente estadounidense, Mike Pence. La tensión entre las dos principales potencias económicas y militares trasciende la línea de comunicación directa que mantiene la Casa Blanca con el liderazgo del Partido Comunista de China. El conflicto ha escalado al ámbito civil: en las últimas dos semanas se han presentado al menos dos demandas colectivas en contra del gobierno de Beijing por su presunta responsabilidad en la expansión de la peor pandemia global en el último siglo. Larry Klayman, un abogado políticamente conectado a grupos de extrema derecha y fundador de la asociación civil Freedom Watch, interpuso una demanda colectiva ante la Corte del Distrito Norte de Texas en relación al “daño masivo causado por los acusados como resultado de la liberación ilegal del Covid-19 de un establecimiento de producción de armas biológicas, vetado por la ley internacional, en la ciudad de Wuhan”. La contraparte de esta disputa legal es la República Popular de China, el Ejército de Liberación Popular de ese país, el General Chen Wei, el Instituto de Virología de Wuhan y su director, Shi Zhengli. Expertos legales coinciden en que la demanda tiene pocas probabilidades de trascender. Klayman está pidiendo una reparación de 20 billones de dólares, una cifra estratosférica que representa casi 20 veces el monto de la tenencia de Beijing de bonos del Tesoro de Estados Unidos. Sin embargo, más allá de lo legal, la postura de Klayman está alineada al sentimiento de la administración Trump, que insiste en utilizar el término “virus chino” para referirse al Covid-19. Esta actitud ha provocado un conflicto diplomático que ha permeado en la base política del presidente estadounidense. “Sin hacer comentarios sobre información clasificada, voy a decir una obviedad: el Partido Comunista de China ha mentido, miente y seguirá mintiendo sobre el Coronavirus para proteger al régimen”, aseguró Ben Sasse, senador de Nebraska por el Partido Republicano. A pesar de que Klayman es señalado por sus críticos como un “abogado conspiracionista que litiga de manera patológica y compulsiva”, ha representado causas importantes para el movimiento conservador en Estados Unidos: demandó a Facebook en un caso de censura contra un periodista de extrema-derecha; representó a James Corsi, acusado por la Comisión Especial de Robert Mueller de ser el conducto entre Roger Stone y Julian Assange; y dirigió la deposición del propio Stone, un asesor de la campaña de Donald Trump, en una corte de Florida. La demanda de Klayman se suma a un litigio colectivo similar promovido en la Corte del Distrito Sur de Florida. La acusación en contra del gobierno de China se centra en los esfuerzos de funcionarios en el encubrimiento del verdadero alcance del Covid-19 para “el propio beneficio económico” de Beijing. Independientemente de la solidez legal de estos esfuerzos civiles, ambas demandas retratan el sentimiento de la administración Trump hacia China. Fortalecen el argumento de Evan Osnos, quién escribe sobre la interacción Washington-Beijing, en el semanario The New Yorker: “El Covid-19 ha llevado la relación de Estados Unidos con China a su peor momento desde que Mao Zedong estaba en el poder”.