FACEBOOK

VISTAS
12 de Agosto del 2020

Kamala Harris: La mujer que hace temblar a Trump

La recién nombrada candidata demócrata a la vicepresidencia de Estados Unidos arrastra una historia de éxito… y miles de votos femeninos y afroamericanos.
Kamala Harris ya puso a temblar a Donald Trump. Y es que la recién nombrada compañera de fórmula de Joe Biden está acostumbrada a los desafíos - y está acostumbrada a vencerlos. Nominada a la vicepresidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata, la abogada Kamala Harris arrastra una historia de éxito - y también arrastra miles de votos femeninos y afroamericanos. 
La senadora de 55 años creció en California y es hija de inmigrantes de Jamaica y de la India. En 2004 llegó al puesto de fiscal de California, convirtiéndose en la primera mujer -pero también en la primera persona afroamericana- en dirigir los servicios judiciales del estado más poblado del país. En 2011 fue reelegida como fiscal. 
Luego, en enero de 2017, llegó al Senado de Estados Unidos. De esta manera, Harris se convirtió en la primera mujer con raíces sudasíaticas en alcanzar la Cámara Alta, así como en la segunda senadora negra en la historia del país. Y aunque su intención de obtener la nominación demócrata para las elecciones presidenciales no prosperó, la campaña interna la puso en boca de todos. ¿Nada mal, no crees? Bueno, pues Donald Trump no lo ve así… o quizás sí. Porque lo que sí sabemos es que el mandatario ya se aseguró de ponerle apodo: “Phoney” Kamala. O en español, Kamala “La Falsa”. ¿Por qué? Según medios de Estados Unidos, para llamar la atención a las críticas que Harris hizo hacia su ahora compañero Joe Biden_ durante las elecciones internas del Partido Demócrata. Y así etiquetarla como una persona poco confiable. Además, la campaña de Trump ya se aseguró de calificarla como una izquierdista radical con ideas similares a las de Bernie Sanders. La verdad es que la nominación de Harris a la vicepresidencia de Estados Unidos promete mucho. Especialmente, en momentos donde los temas de género, raciales y de migración dominan la agenda política y social. Y es que en Estados Unidos nadie lo duda: la mira de Kamala Harris está puesta en 2024.