FACEBOOK

VISTAS
25 de Noviembre del 2019

El caso Epstein salpica a la corona británica

La familia real británica está pasando por una mala racha y es que uno de sus miembros, el príncipe Andrés, fue señalado por abuso sexual.
La familia real británica está pasando por una mala racha y es que uno de sus miembros, el príncipe Andrés, fue señalado por abuso sexual. Las acusaciones contra el Duque de York escalaron a partir de que su amigo, el multimillonario estadounidense Jeffrey Epstein, se suicidó en su celda. El empresario se encontraba en espera de su juicio final tras ser acusado de tráfico sexual de menores así como de formar parte de una red de prostitución. La amistad de Andrés de Inglaterra con Epstein lo mantuvieron ligado al caso, sin embargo el señalamiento fue directo cuando Virginia Roberts Giuffre aseguró que a sus 17 años fue obligada a mantener relaciones sexuales con el hijo de la Reina Isabel II. Virginia Giuffre dijo que en 2015 tuvo relaciones sexuales con el príncipe Andrés hasta en tres ocasiones: en Londres, Nueva York y un año después en una orgía organizada en la isla privada de Epstein. Se presume que la isla en cuestión es en donde se organizaban los abusos sexuales a las menores. Cuando el escándalo para la casa británica los obligó a reaccionar, el príncipe Andrés le concedió una entrevista a la BBC. Sin embargo el resultado no fue el esperado, de hecho fue catalogado como un “error catastrófico” y como un “desastre mediático” por los propios consejeros de la casa real. Aunque el príncipe Andrés niega cualquier relación con Virginia Giuffre, la opinión pública en Inglaterra se mantiene escéptica. Y es que a lo largo de su vida se ha ganado apodos como el “playboy” de Buckingham. Y una fama que se agravó a partir de la relación que mantuvo con Epstein, incluso después de que a su amigo lo acusaron de abuso sexual de menores. Tras la fallida entrevista la presión fue tal que el Duque de York renunció a su función pública. La presión fue tal que el Duque de York renunció a su función pública. “Mi asociación con Jeffrey Epstein se han convertido en una interrupción importante para el trabajo de mi familia”, además especificó que su majestad, la Reina Isabel II, le concedió el permiso para alejarse de los deberes de su cargo. Por otro lado la monarca decidió cancelar la fiesta de cumpleaños de Andrés, su tercer hijo. Y una fuente cercana al palacio comentó que “a pesar de que le apoya en privado, la Reina está profundamente frustrada por el escándalo que está eclipsando el trabajo de otros miembros de la Familia Real”, publicó The Sunday Times.