FACEBOOK

VISTAS
29 de Septiembre del 2020

Así llegan Trump y Biden al primer debate

Joe Biden lleva una ventaja de casi 10 puntos y Donald Trump llega algo golpeado mediáticamente. Pero nada está escrito en piedra
Este martes a las 20:00 horas, tiempo del centro de México, el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden compartirán escenario en el primer debate presidencial de este proceso electoral. El moderador será Chris Wallace, periodista del canal FOX News, quien ya anunció los siguientes seis temas que se abordarán en el debate. Cada uno tendrá una duración aproximada de 15 minutos y el orden lo establecerá Wallace. O sea, en total, el debate tendrá un duración de 90 minutos. - Los historiales de ambos Trump y Biden - La Suprema Corte - COVID-19 - La economía - Raza y violencia en las ciudades - La integridad de la elección Ahora, ¿y cómo llega cada candidato? En general, Joe Biden llega mejor. El demócrata goza de una ventaja consistente de 10 puntos en las encuestas desde hace cinco meses. Su tema de campaña es aquel que parecen haber adoptado -ahora sí- todos los miembros del Partido Demócrata en EU: "Estados Unidos se juega la vida en esta elección. Y, si vuelve a ganar Trump, todo estará perdido". Por el otro lado, Donald Trump llega algo golpeado luego de la publicación de un reportaje del New York Times y otro del Channel4News. El primero revela lo poco que ha pagado el presidente en impuestos federales en los últimos años. El segundo exhibe una operación de su campaña en 2016, la cual buscaba disuadir de acudir a votar a 3.5 millones de electores afroamericanos. Sin embargo, nada está escrito en piedra. Donald Trump, con su experiencia como showman, tiende a brillar durante estos formatos. Además, todo parece indicar que capitalizará el tema de la Suprema Corte, la cual está muy cerca de ser controlada por los republicanos. A fin de cuentas -como lo apunta el diario EL PAÍS- la pregunta más importante, al final, es si los debates valen para algo. Según el medio, los estudios muestran que más del 90 por ciento de los espectadores de un debate ya tienen tomada la decisión y no son susceptibles de cambiar. O sea, que al final, todo queda en un show. ¿Será este el caso?