FACEBOOK

VISTAS
28 de Marzo del 2019

A estos mexicanos el rey ya les pidió perdón

La comunidad judía sefardí que fue expulsada del reino español a finales del siglo 15 y que por generaciones ha residido en Latinoamérica puede, desde 2015, solicitar la nacionalidad española
AMLO volvió a desatar polémica esta semana luego de pedirle al Rey de España una disculpa hacia los pueblos originarios de México por los crímenes de la llamada conquista. Y aunque algunos criticaron la solicitud y la calificaron como una ocurrencia más del presidente, la idea no es tan descabellada como parece. De hecho, no sería la primera vez que el gobierno español se disculpe con ciudadanos mexicanos por crímenes de Estado cometidos hace ya más de medio siglo, porque ya lo ha hecho. Pero, ¿quiénes son estos mexicanos? Se trata de los descendientes de judíos que en 1492 -sí, 1492-, fueron expulsados de la península ibérica y que en años siguientes llegaron a la entonces Nueva España, hoy México. A este grupo de judíos se les denominó sefardíes para diferenciarlos principalmente de los judíos del centro de Europa. Y bueno, es que en 2015, el gobierno español emitió una disculpa pública hacia el pueblo sefardí por haberlos expulsado del territorio español, y hasta les ofreció facilidades para obtener la nacionalidad española. De hecho, en el norte de México, región donde hace siglos se asentaron muchas de estas familias, no es raro escuchar de alguien que esté en proceso de obtener su pasaporte español a raíz de esta nueva ley. Y te preguntarás, ¿quién promulgó esta nueva legislación? Sí, el Rey Felipe VI, el mismo que hoy rechaza “firmemente” pedir perdón a los pueblos originarios de México. Sin duda, el tema de la memoria histórica y todas sus implicaciones es un tema bastante controversial. Expertos señalan que las disculpas históricas cumplen una función siempre y cuando también vengan acompañadas de otras medidas de reparación de daños. De otra manera, se corre el riesgo de que solo se quede en el simbolismo. En el caso de los pueblos originarios de México, sería difícil determinar cómo se podría realmente resarcir parte de la injusticia histórica que sufren sus descendientes más directos a raíz de la llegada de los españoles. Es más, el mismo López Obrador declaró que no está pidiendo y que no espera ningún tipo de reparación material por parte de España. Lo que definitivamente sí ha conseguido, es abrir una discusión sobre la historia de nuestro país que para muchos parecía ya estar cerrada. Y esa es su conquista.