FACEBOOK

VISTAS
29 de Septiembre del 2020

La operación anti-afros

La noticia cae como una bomba el mismo día del primer debate entre los candidatos presidenciales Donald Trump y Joe Biden en este proceso electoral 2020: 3.5 millones de votantes afroamericanos en Estados Unidos recibieron propaganda ultradirigida de parte de la campaña de Donald Trump en 2016, para disuadirlos de salir a votar el día de las elecciones. De acuerdo con una filtración masiva obtenida por el Canal 4 de Noticias, el equipo de campaña del entonces precandidato presidencial republicano categorizó a 3 y medio millones de votantes afroamericanos bajo la etiqueta: disuasión. O sea, electores que acorde a sus objetivos, debían quedarse en casa el día de las elecciones. El motivo era más que evidente: este grupo demográfico favorecía en gran medida a su entonces oponente: Hillary Clinton. Según el medio, la estrategia del equipo de campaña digital de Donald Trump en 2016 fue clave para asegurarle la presidencia hace cuatro años. La filtración, que incluye información detallada de casi 200 millones de electores estadounidenses en más de 5 mil archivos electrónicos, revela no solo la enorme cantidad de información que se tenía de cada elector individual, sino también cómo estos datos fueron luego manipulados por modelos y algoritmos. La información muestra cómo millones de estadounidenses en 16 estados clave fueron categorizados en ocho tipos de “audiencias”, para luego atiborrarlos de anuncios ultradirigidos en Facebook y otras plataformas. El análisis realizado por el Canal 4 muestra cómo los estadounidenses de ascendencia afroamericana -una comunidad a la que históricamente se le dificulta acudir a votar- fueron desproporcionadamente etiquetados para ser disuadidos de no salir a votar en las elecciones de 2016. Activistas citados por el medio calificaron la estrategia como una campaña moderna de supresión del voto. Solo que a diferencia de antes -señalan- ahora se aprovechan los metadatos y la tecnología para mantener a los votantes afroamericanos fuera de las casillas. De igual manera, los críticos señalaron el rol de Facebook y de otras plataformas en la propagación de contenido como este. Porque aunque existe mucho más escrutinio sobre los anuncios políticos en las plataformas digitales -sobre todo en Facebook- todavía no queda muy claro cómo es que estas compañías manejan la publicidad política en tiempos electorales. Por lo pronto, el debate de este martes seguramente tocará el tema. ¿Qué nuevas sorpresas nos depara esta campaña de 2020?