FACEBOOK

VISTAS
10 de Octubre del 2019

La promesa del Turco

El Turco será nuevamente entrenador del Monterrey, club al que regresará por su revancha tras un año y medio de haber salido del club.
Mohamed no le puede decir que no a Rayados. No importa cuánto le critiquen. El Turco regresa como técnico de Rayados con la encomienda de hacer realidad una promesa a su fallecido hijo Farid: ser campeón de Liga con el Monterrey. Y es que en 1999, el pequeño Farid, promogénito de Mohamed y entonces 2 años de edad, salía a la cancha del Tecnológico junto a la botarga de un patrocinador de los Rayados, mientras su padre era jugador del club. “Mi hijo nació en México, era fiel a la mascota del equipo y todas las fotos que tengo de él son con la mascota saliendo con el Monterrey y con el osito Bimbo. Tengo recuerdos muy grandes de lo que es Monterrey” La familia Mohamed se fue de Monterrey y prosiguió con su vida en el país de su procedencia: Argentina. Sin embargo, el destino tenía un triste pasaje en la historia del Turco. En 2006, en pleno Mundial de Alemania, Mohamed y su hijo sufrieron un grave accidente carretero que le costó la vida al pequeño Farid. Mohamed y sus amigos se dirigían de Frankfurt a Berlín para regresar a Argentina, tras la eliminación de la albiceleste en la Copa, pero un auto impactó el cámper en el que viajaban. A manera de cábala, Mohamed siempre saca un rosario en cada partido y lo coloca en el banco, en memoria de su hijo. Además, el Turco lleva tatuado el rostro de Farid en uno de sus antebrazos.