16 de septiembre 2021

16 de agosto 2021

Internacional

Terremoto político en Washington: el día después de la caída de Kabul

El colapso del gobierno de Afganistán, en Kabul, representa la primera gran crisis de política exterior para la administración de Joe Biden y muestra las fuertes divisiones ideológicas dentro de la coalición del Partido Demócrata

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

El colapso del gobierno de Afganistán, en Kabul, representa la primera gran crisis de política exterior para la administración de Joe Biden y muestra las fuertes divisiones ideológicas dentro de la coalición del Partido Demócrata.

Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo que el presidente no consideraba inevitable que los talibanes tomaran el control del país tan rápido.

Richard Haas, presidente del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR, por sus siglas en inglés), dijo que más allá de las consecuencias locales (crisis de refugiados, ejecuciones masivas, opresión de mujeres bajo la Ley Sharia), Estados Unidos demostró que sus aliados dejarán de ver a Washington como un amigo confiable.

La decisión de Biden de retirar las tropas americanas de Afganistán reabrió un debate sobre el papel de la política exterior de la primera potencia global.

Las opciones recorren un espectro entre dos polos: el de las intervenciones globales para proteger los intereses de Washington, una política que alcanzó su cenit con los neoconservadores en el gobierno de George W. Bush, y el de un aislacionismo que se muestra escéptico de las campañas americanas en el exterior.

La coalición que llevó a Biden al poder no ha llegado a un consenso en ese sentido. Hasta ahora, el presidente ha preferido la opción del ala progresista, que ve en la guerra de Afganistán un costoso ejercicio que responde solo a intereses de la élite.

Eso ha implicado darle la espalda al establishment de seguridad nacional y de la comunidad de inteligencia que, de manera unánime, apoyó el proyecto de Biden frente a Donald Trump, un enemigo auto declarado del “Estado profundo”.

Mike Allen, editor de Axios, una publicación que es considerada cercana a estos intereses, describe de esta manera la salida de Afganistán: “un fracaso monumental para Occidente y una vergüenza para Biden”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad