27 de enero 2022

10 de diciembre 2021

Internacional

¿Qué hay detrás de las sanciones de Washington al entorno de Bukele?

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha impuesto sanciones a tres miembros del gabinete de Nayib Bukele, presidente de El Salvador. La política es la expresión de un nuevo enfoque de presión hacia los regímenes latinoamericanos que no están alineados a la agenda de Washington

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

Tres miembros del gabinete del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, fueron sancionados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, una política que expresa un nuevo enfoque de presión hacia los regímenes latinoamericanos que no están alineados a la agenda de Washington.

¿Por qué importa?

  • Bukele, de 40 años, se está convirtiendo rápidamente en el primer dictador Millennial de América Latina, pues desde el 1 de mayo pasado, él y sus partidarios en la legislatura despidieron al fiscal principal y al tribunal más alto del país antes de llenar ambas instituciones de sus “fieles colaboradores”.
  • De acuerdo con reportes periodísticos de la prensa internacional, además de utilizar agencias estatales para acosar a periodistas, investigar a partidos de oposición y socavar la supervisión del gobierno, Bukele y sus allegados se encuentran redactando una “nueva constitución”, la cual sería dada a conocer a finales de año. El objetivo, dijo, es que sus oponentes nunca regresen al poder.

El contexto:

  • En mayo pasado, el secretario de Estado, Antony Blinken, externó su “grave preocupación” de parte del gobierno de Estados Unidos hacia la decisión tomada por Bukele, de destituir a los magistrados de la Corte Suprema.
  • Del mismo modo, organizaciones internacionales como Organización de los Estados Americanos (OEA) o Human Rights Watch catalogaron la decisión como inconstitucional y autoritaria por querer controlar los tres poderes del estado: ejecutivo, legislativo y judicial.

Los detalles:

  • Acusada de haber dirigido “un esquema de corrupción multimillonario en múltiples ministerios”, la jefa de gabinete de Bukele, Martha Carolina Recinos, fue sancionada por el Departamento del Tesoro estadounidense.
  • Anteriormente, la funcionaria ya tenía prohibida la entrada a suelo norteamericano debido a que su nombre se encontraba inscrito en la “lista negra” de altos cargos públicos catalogados como corruptos por la propia dependencia federal.
  • “(Dicho esquema) Involucra adquisiciones sospechosas en la construcción de un hospital, así como ordenar a varios ministros del gobierno que autorizaran compras sospechosas relacionadas con la pandemia”, se lee en el comunicado emitido por el Departamento del Tesoro
  • De acuerdo con el diario El País, dichas adquisiciones involucrarían “millones de dólares” por insumos médicos como cubrebocas quirúrgicos y material hospitalario, suministrados por empresas sin “vínculos aparentes” con la industria sanitaria.
  • Por ello, Martha Carolina Recinos fue sancionada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Tesoro con el congelamiento de cualquier activo con el que pudiera contar en Estados Unidos, además de tener prohibido realizar cualquier tipo de transacción a través del sistema financiero norteamericano.
  • El castigo le fue impuesto en el marco del Día Internacional contra la Corrupción (celebrado el jueves) y en pleno desarrollo de la Cumbre por la Democracia, que el presidente Joe Biden celebraría de manera virtual hasta el viernes, con la participación de representantes de 100 países.
  • Un día antes, el Departamento del Tesoro había incluido en su lista negra a otros dos funcionarios de Bukele: Osiris Luna Meza, viceministro de Justicia y director general de cárceles, y Carlos Amílcar Marroquín Chica, director de Reconstrucción del Tejido Social de la Presidencia de El Salvador.
  • Ambos son acusados de presuntos actos de corrupción, debido a su supuesta vinculación en negociaciones encubiertas realizadas con líderes de las pandillas salvadoreñas ‘Mara Salvatrucha’ (MS-13) y Barrio 18, reportó El País.
Publicidad
Publicidad
Publicidad