20 de abril 2021

24 de marzo 2021

Internacional

Migrantes por vacunas

México necesita vacunas y el gobierno de Joe Biden necesita contener el flujo migratorio a su frontera urgentemente.

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

Tomó un par de meses, pero finalmente los gobiernos de México y Estados Unidos están llegando a un acuerdo. Intentarán apagar el fuego causado por el alza en la migración irregular proveniente de Centroamérica.

El trato sería así: más vacunas de norte a sur, a cambio de menos migrantes de sur a norte. 

Este martes, los gobiernos de ambos países sostuvieron una reunión del más alto nivel. ¿El tema? La situación en Centroamérica y en el sur de México. O en otras palabras, la crisis humanitaria que está saturando el sistema migratorio de Estados Unidos. Y que le está valiendo la primer gran crisis política a la administración de Joe Biden.

En la reunión, ambos gobiernos acordaron trabajar conjuntamente para desplegar una estrategia integral que ataque de raíz las causas que provocan la migración a Estados Unidos, una idea concebida inicialmente por el equipo de Andrés Manuel López Obrador desde antes que este alcanzara la presidencia.

Pero detrás de este proyecto a largo plazo hay otros objetivos más inmediatos. Para Estados Unidos: desahogar la saturación en sus centros de detención y reducir inmediatamente -desde el origen-, el flujo migratorio que los está poniendo en jaque. Y para México: obtener más y más vacunas antes de las elecciones de junio. 

No es evidente

El lenguaje manejado por ambas partes ha sido cuidadoso. Ni Estados Unidos ni México han admitido explícitamente un intercambio de migrantes por vacunas. 

Pero las señales de una negociación de esa naturaleza, son aparentes; una negociación que estaría condicionada por los resultados de México. 

Mientras tanto, el gobierno mexicano retoma su papel de contención de migrantes con el despliegue de 9,000 efectivos de la Guardia Nacional a la frontera sur. 

Publicidad
Publicidad
Publicidad