1 de diciembre 2021

28 de octubre 2021

Internacional

México llegará con las manos vacías a Glasgow

El éxito de la cumbre climática de Glasgow depende en gran medida de los compromisos voluntarios de sus signatarios. El gobierno de AMLO redujo sus objetivos de generación de energía limpia en relación a lo presentado en la cumbre climática de París en 2015

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

A días de la Conferencia de las Naciones Unidas por el Cambio Climático (COP26), con sede en Glasgow, Escocia, México se perfila para ser el único país del G20 (integrado por economías avanzadas y emergentes) que llegue con un peor desempeño climático.

¿Por qué importa?

  • En el Acuerdo de París de 2015 -la última cumbre climática efectuada antes de la de Glasgow-, México se comprometió a reducirlas en 22% antes de 2030 y a que el 35% de la energía generada en 2024 fuera limpia, lo cual no ha sucedido aún.

El contexto:

Esta semana, el secretario general de la ONU, António Guterres advirtió que, con la tendencia actual, el mundo se dirige hacia un aumento en la temperatura de 2.7 grados Celsius hacia finales del siglo, cuando el límite tolerable esperado es de 1.5° C para reducir el calentamiento global.

Los detalles:

  • El reporte de la ONU refiere que las políticas del gobierno mexicano incentivan el uso de combustibles fósiles, al tiempo de marginar el uso de energías renovables en el sector eléctrico, que dicho sea de paso, se vería aún más afectado en caso de aprobarse la nueva reforma eléctrica.
  • Datos de 2013 muestran que el país emitió un total de 665 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (MtCO2e), mientras que seis años después, en 2019, se alcanzó un registro de 736.36 millones de toneladas.
  • De esta manera se comprueba que México está lejos de alcanzar la meta de 638 millones de toneladas propuesta para el 2030 y aún más de poder situarse en los niveles de 1990 con base en las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés), cifra que rondaba las 383 MtCO2e.
  • El aumento considerable de emisiones de efecto invernadero, según el informe, tienen que ver con el hecho de que los combustibles fósiles todavía representan el 87% de la producción primaria total, donde el petróleo es la fuente de energía preponderante con un 42%, seguido del gas natural (40%) y el carbón (5%).
  • “Las políticas energéticas actuales detienen la inversión privada en energía renovable. No se agregó una capacidad significativa en 2020, y tampoco hay planes para aumentarla hasta 2027”, se detalló en el reporte de la ONU, previo a la cumbre de Glasgow.
  • En tanto, las fuentes bajas en carbono se aglomeraron en 8% para las energías renovables (centrales eléctricas, energía eólica y solar), un 2% nuclear y 4% en otras fuentes, panorama que para Naciones Unidas luce poco alentador.
  • “Es probable que esta tendencia continúe bajo la estrategia del gobierno para promover la energía ‘limpia’, que incluye el gas como parte de la cogeneración ‘eficiente’”, se puntualizó en el informe.
Publicidad
Publicidad
Publicidad