20 de abril 2021

22 de marzo 2021

Internacional

Los migrantes: La primera gran crisis política de Joe Biden

La administración de Joe Biden asegura que la situación migratoria en su frontera sur no es una crisis. Pero la reunión de alto nivel que sostendrán México y EEUU este martes apunta al lado contrario.

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

El gobierno de Joe Biden está enfrentando su primera gran crisis política. Y México podría ayudarlo a salir a flote.

“El mensaje es muy claro: no vengan. La frontera está cerrada. La frontera está asegurada. Estamos expulsado a familias. Estamos expulsando a adultos no acompañados.

Ahora no es momento para venir. No vengan”, dijo el secretario de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas este lunes en televisión nacional. 

Día a día, la presión crece sobre la administración demócrata. Por un lado, los migrantes no dejan de llegar a la frontera, esperanzados por el cambio de gobierno en Estados Unidos. Por el otro lado, la oposición republicana está aprovechando el momento.

Por eso, este martes se reunirán representantes de México y EEUU del más alto nivel. Entre los asistentes se encuentran Roberta Jacobson, enviada especial presidencial para la frontera y ex embajadora de Estados Unidos en México; Ricardo Zuniga, enviado especial presidencial para el Triángulo Norte de Centroamérica; Juan González, director para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos; y por parte del gobierno mexicano, Roberto Velasco director general para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Se espera que Estados Unidos le vuelva a pedir un favor a México: detener el flujo migratorio de Centroamérica, justo como lo hizo Donald Trump en su momento. Solo que ahora hay 2.5 millones de vacunas de por medio.

El despliegue de 9 mil efectivos a la frontera sur, según refirió este lunes el secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, apunta a que México volverá a hacerle el trabajo sucio a EEUU.

Mientras tanto, el gobierno de Joe Biden se encuentra preso de sus propias promesas. 

Publicidad
Publicidad
Publicidad