17 de agosto 2022

9 de marzo 2021

Internacional

Crisis humanitaria en la frontera México-EEUU

El nuevo gobierno de Joe Biden le llama un “desafío”, pero el número migrantes que están varados en la frontera con Texas y que esperan entrar a ese país constituye una verdadera crisis humanitaria.

Por Bernhard Buntru

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

El número de migrantes que solicitan asilo político en Estados Unidos a través de la frontera sur ha alcanzado niveles preocupantes y está poniendo en jaque al gobierno de Joe Biden. 

El incremento en los números es evidente: solo este enero de 2021 se registraron más de 78 mil “encuentros con la ley” en la frontera sur, según refiere Protección Fronteriza y Aduanas de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés). Esto representa más del doble de aquellos que intentaron cruzar la frontera en enero de 2020. 

De suma preocupación, sobre todo, es el incremento en el número de menores no acompañados que arriban a la frontera. De acuerdo con datos del CBP, en enero de 2021 se registraron más de 6 mil casos – también el doble de lo registrado en el mismo mes de 2020. 

¿Por qué es importante?

Primero, porque se trata de decenas de miles de vidas humanas que, en su mayoría, huyen de la pobreza y de la violencia que aflige a un gran número de centroamericanos de Guatemala, Honduras y El Salvador. 

Segundo, porque una de las grandes promesas de campaña de Joe Biden fue revertir lo que calificó como el “daño” y una “vergüenza” causada por las políticas migratorias de su entonces contrincante, el presidente Donald Trump. Pero apenas unas cuantas semanas de iniciado su gobierno, cumplir la promesa se vuelve cada vez más complicado logística y políticamente.

También, desde hace décadas el tema migratorio ha sido la “papa caliente” en la relación bilateral entre Estados Unidos y México.

Sumado a esto, los demócratas buscarán mantener la mayoría en ambas cámaras legislativas en las elecciones de 2022, pero lo que hagan o dejen de hacer en el tema migratorio será crucial. 

“Estamos siendo desafiados en la frontera. Es un desafío estresante. Es por eso que, francamente, estamos trabajando lo más arduo que podemos, no solo en manejar la urgencia del desafío, sino también construyendo la capacidad de administrarlo y de cumplir nuestras aspiraciones humanitarias y la ejecución de la visión del presidente”

Alejandro Mayorkas – Secretario del Interior de EEUU, en conferencia de prensa – 1 marzo 2021

Detalles: 

  • Destaca que, contrario a lo que describen numerosos reportes periodísticos y de trabajadores sociales, el secretario de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas, evitó describir la situación en la frontera sur como una crisis, y en vez la calificó como “un desafío”.
  • El alza en el número de migrantes que buscan asilo sucede a la par que el gobierno demócrata de Joe Biden batalla en implementar varios cambios de política migratoria que el presidente decretó poco después de asumir el cargo, hace ya más de un mes. 
  • Los republicanos, por su parte, seguramente buscarán capitalizar los efectos de las políticas migratorias de Biden. De hecho, el exmandatario Donald Trump salió de las sombras el pasado 28 de febrero para acusar a su antiguo oponente de querer “fronteras abiertas”. “En apenas un corto mes, hemos ido de ‘Estados Unidos primero’ a ‘Estados Unidos al último’”, dijo el exmandatario en su primer discurso post-presidencial. “No existe mejor ejemplo que la nueva y horrible crisis en nuestra frontera sur”.
  • Aún no queda claro cómo reaccionará el grueso de los demócratas. “Todavía no es una crisis pero se convertirá en una crisis”, declaró este martes el representante demócrata Henry Cuellar, de Texas. “El número de niños no acompañados, el número de familias que están viniendo aumenta cada día”. 
Publicidad
Publicidad
Publicidad