18 de abril 2021

11 de febrero 2021

feed mundo

La llamada más importante del mundo

Las dos personas más poderosas del mundo finalmente hablaron - y lo hicieron por dos largas horas. Y mientras que Joe Biden advirtió sobre una nueva postura más agresiva de Estados Unidos, en China aseguran no tenerle miedo a la competencia.

Por Bernhard Buntru

COMPARTE ESTA HISTORIA

El mensaje de Estados Unidos a China es claro: prepárense para una nueva postura ultracompetitiva por parte de los norteamericanos – y no solo con palabras.

Luego de dos largas horas de llamada telefónica entre los líderes Joe Biden y Xi Jinping, este jueves, el presidente norteamericano convocó a la Casa Blanca a un grupo bipartidista de senadores. Según refiere CNN, el mandatario les compartió algunos detalles de su comunicación con su contraparte china.

“Fue una buena conversación, lo conozco bien, pasamos mucho tiempo juntos a lo largo de los años cuando yo fui vicepresidente”, dijo Biden. “Pero ya saben, si no nos movemos rápido, ellos se comerán nuestro pastel”, advirtió el presidente, de acuerdo con uno de los funcionarios presentes.

La llamada de introducción entre los líderes de las dos economías más grandes del mundo abarcó una serie de temas. Biden priorizó las cuestiones económicas y militares, y mencionó algunas áreas de posible cooperación como el cambio climático y la proliferación nuclear. Al mismo tiempo, el demócrata hizo señalamientos a China sobre su “condenable uso de tecnología, comercio desleal y abusos de derechos humanos”.

El funcionario que habló con CNN indicó que Biden enfatizó las preocupaciones de Estados Unidos en torno a sus prácticas económicas “coercitivas e injustas”, la opresión de Beijing sobre Hong Kong, los abusos de derechos humanos en Xinjiang, así como “acciones cada vez más asertivas” en la región, incluyendo Taiwan.

De acuerdo con el medio, la administración de Biden está reconfigurando la postura de Estados Unidos frente a China y se está enfocando en robustecer su estrategia militar para Asia-Pacífico, al mismo tiempo que le tiende una mano a China en las áreas que sea posible cooperar.

Una de las cosas que permanecerán son los aranceles impuestos a China por el gobierno de Donald Trump.

La fuente comentó que el gobierno de la Casa Blanca encontró “graves problemas” en la forma que la administración de Trump enfrentó la competencia con China, y que es uno de los temas que están revisando dentro de la agenda de política exterior frente a China.

Este miércoles, el presidente norteamericano había declarado que el conflicto era innecesario, “pero sí va a haber competencia extrema”. Y agregó que Estados Unidos no seguiría las maneras de Trump, sino que se enfocaría en “las reglas de tráfico internacionales”.

La llamada entre ambos líderes, así como las declaraciones de Joe Biden en los últimos días, revelan un endurecimiento de la postura estadounidense ante su principal competidor en el escenario internacional. Apenas la semana pasada, Biden dijo en entrevista televisada que Xi Jinping “es muy fuerte (y que) no tiene… ni un hueso democrático en su cuerpo”.

Aunque algunos analistas en Estados Unidos describen la postura de Biden como un regreso a la política exterior de la administración de Obama, otros señalan que Washington tendrá que ser mucho más férreo ante los chinos si en Estados Unidos quiere recuperar el terreno perdido ante los asiáticos en las últimas décadas.

Por su parte, medios oficiales chinos reportaron que China “no tiene miedo de competir” con un Estados Unidos bajo el liderazgo de Joe Biden y cuestionaron las “reglas internacionales” a las que hizo referencia Biden previo a la llamada con Jinping. Además, acusaron a Estados Unidos de ignorar dichas reglas cuando no les son favorables a sus propios intereses.

“Para ser honestos, China no tiene miedo de competir con otros, no importa qué tan férrea pueda ser la competencia”, escribió el editor en jefe del Global Times, considerado un portavoz semi oficial del Partido Comunista chino. “Lo ideal para el desarrollo de China es que todos los países compitan entre sí de acuerdo con las reglas”, agregó.

Publicidad
Publicidad
Publicidad