FACEBOOK

VISTAS
20 de Enero del 2020

El Patriota caído

Netflix estrenó un documental sobre la vida de Aaron Hernández, quien fue tight end de los Patriotas de Inglaterra, condenado a cadena perpetua por el asesinato en 2013 de un año y se quitó la vida en abril de 2017. A casi tres años del suicidio del exjugador de NFL, estos son los cinco detalles a seguir de Aaron Hernández y la serie Killer Inside: The Mind of Aaron Hernandez.
DE LA FAMA AL ABISMO Hasta 2013, Hernández llevaba la vida que cualquier profesional podría soñar: jugaba en una franquicia ganadora como los Patriots, al lado de Tom Brady. Pero su vida cambió 26 de junio de 2013, cuando fue arrestado por el asesinato de Odin Lloyd, el novio de la hermana de su prometida. El 22 de agosto de 2013 fue acusado por un tribunal y el 14 de abril de 2015 fue condenado a cadena perpetua. LA PUERTA FALSA Dos años después de haber sido sentenciado, Aaron decidió hacer una soga con una sábana y colgarse en su celda del Centro Penitenciario Souza Baranowski, en Massachussets, la madrugada del 17 de abril de 2017. AUTOPSIA REVELADORA Días después de su fallecimiento, la autopsia reveló un daño en su cerebro conocido como estado de encefalopatía traumática crónica, enfermedad neurológica degenerativa común entre las personas mayores de 60 años, no en un joven de 28, lo que llamó la atención de investigadores clínicos, quienes consideraron el caso más grave registrado para alguien de la edad de Hernández. LAS POSIBLES CAUSAS En el documental, la investigadora Ann McKee presentó un análisis en el que explica un deterioro inusual de los lóbulos frontales de Hernández, característicos para la el juicio y la toma de decisiones del razonamiento humano. TORMENTOSA VIDA La serie revela también la sexualidad fluida del jugador y su relación con Dennis Sansoucie, un amigo de la universidad; el miedo del Aaron hacia su padre por no aceptar su sexualidad, además de la mala relación con su madre, Terri.