FACEBOOK

VISTAS
23 de Marzo del 2020

El enemigo mexicano en la guerra contra el Covid-19: la informalidad laboral

La administración de Andrés Manuel López Obrador ha calibrado su política de contención del Covid-19 en función de su impacto económico. Las medidas de cuarentena son más difíciles de implementar en un país que cuenta con una tasa de informalidad de 56.21 por ciento de la población.
Hay una razón por lo que el gobierno de México aún no ha emitido un mensaje de aislamiento total o cuarentena a la población del país como el resto del mundo: el impacto económico. La administración de Andrés Manuel López Obrador ha estudiado la medida en función de los costos que podría generar en las finanzas de los ciudadanos, teniendo otro problema mayor: la informalidad. De acuerdo a cifras oficiales, nuestra nación cuenta con una tasa laboral del 56.21 por ciento, lo que un paro total afectaría a la sociedad económicamente activa y, además, el 37.3 por ciento de los mexicanos cuenta con un ingreso insuficiente para cubrir el costo de la canasta básica. Mientras tanto, el mensaje del presidente de México es claro: realizar la vida lo más cotidianamente posible para no afectar la economía, a diferencia de otras posturas de gobernadores de los estados. “Yo les voy a decir cuándo no salgan, pero si pueden hacerlo y tienen posibilidad económica, sigan llevando a la familia a comer, a los restaurantes, a las fondas”, aseguró el mandatario.