FACEBOOK

VISTAS
24 de Marzo del 2020

Coronavirus apaga fuego olímpico

Finalmente el Comité Olímpico Internacional dio su brazo a torcer y las presiones externas orillaron a la organización a aplazar los Juegos por la pandemia
El Comité Olímpico Internacional finalmente dio su brazo a torcer: los Juegos Olímpicos de Tokio se posponen y pasar a efectuarse en 2021. Por cuarta ocasión en la historia el sueño olímpico se suspende, esta vez a consecuencia de una pandemia y por segunda vez la capital de Japón ve interrumpida la sede. En 1940, Tokio también vio truncado el evento debido a la Segunda Guerra Mundial, misma situación que aconteció con las sedes de 1944 (Londres) y en 1916 (Berlín) a consecuencia de la Primera Guerra. Sin embargo, esta vez la contingencia sanitaria parecía que no iba a frenar la realización de la magna justa deportiva debido a que el presidente del COI, Thomas Bach, se negaba:
“Es difícil lidiar con esta inseguridad y aún más difícil con estas difíciles condiciones de entrenamiento que muchos sufren, pero la suspensión de los Juegos supone destruir el sueño olímpico de 11,000 deportistas de 206 comités nacionales y del equipo de refugiados del COI”, había declarado Bach hace apenas unos días.
Pero ¿cuáles fueron las causas que llevaron la decisión? Por increíble que parezca, no fueron en sí los riesgos de la pandemia que pudiesen haber sido analizados, sino las presiones de algunas federaciones:

SE NIEGAN A ASISTIR

Las primeras federaciones en levantar la voz fueron Australia y Canadá, quienes pidieron la postergación de los Juegos o simplemente no asistirían con su respectiva delegación en el verano. A esta medida se sumó el Reino Unido, quien hizo saber su postura al COI ante el temor de la expansión del Covid-19.
“Seguiremos pronto a Canadá y Australia. Es muy sencillo. Si el virus se mantiene como predice el gobierno, no creo que podamos mandar un equipo bajo circunstancia alguna”, anunció Hugh Robertson, presidente de la Asociación Olímpica Británica.

EJEMPLOS DEL FUTBOL

Otro punto a destacar fue la postergación de la Eurocopa y Copa América de futbol, ambos eventos programados también para el verano. La FIFA, en conjunto con la Unión Europea de Asociaciones de Futbol y la Confederación Sudamericana de Futbol, decidieron que no valía la pena continuar en pie con la organización de ambos eventos debido al coronavirus, por lo que casi simultánea anunciaron el aplazamiento para 2021. Esta decisión hizo que la crítica pública volteara a ver al COI y cuestionara también la no suspensión, de momento, de los Juegos de Tokio, hecho que finalmente se concretó este martes.