FACEBOOK

VISTAS
03 de Julio del 2018

Fallaron los operadores

El PRI tuvo la peor elección en su historia: perdieron en los 300 distritos del país y sólo ganaron en el 3.2 por ciento de las casillas totales
El PRI tuvo la peor elección en su historia: perdieron en los 32 estados y en los 300 distritos del país. Sólo ganaron el 3.2 por ciento de las casillas totales. De ese tamaño fue la mediocridad de su elección. Y los culpables de la debacle tienen nombre y apellido: Rubén Moreira, René Juárez, Eruviel Ávila, Felipe Enríquez y Miguel Ángel Osorio Chong. El 1 de julio se acabó el mito de que el PRI puede ganar cualquier elección con dinero y maquinaria. Ni siquiera los grandes operadores pudieron sacar adelante al partido: terminaron completamente rebasados por Morena y por Andrés Manuel López Obrador. El peje les salió más lagarto. Es verdad, el desprestigio del PRI y del gobierno de Enrique Peña Nieto jugaron un papel fundamental en la derrota. Sin embargo, algo falló en la operación del día de la elección. En el 2006, cuando el PRI acabó en tercer lugar con Roberto Madrazo, obtuvo el 22 por ciento de los votos. La idea era que el piso del voto duro priista empezaba en al menos 20 por ciento. Pero José Antonio Meade sacó apenas el 16 por ciento de la votación. Por eso decimos que algo falló en la operación de tierra. Los operadores no ganaron ni en su casa. Veamos sus números al corte del PREP a las 2:30 de la tarde. Rubén Moreira en Coahuila, 25 por ciento del PRI contra 44 por ciento de Morena. Eruviel Ávila en Estado de México, 19 por ciento del PRI contra 54 por ciento de Morena. Miguel Ángel Osorio Chong en Hidalgo, 18 por ciento del PRI contra 61 por ciento de Morena. René Juárez Cisneros en Guerrero, 17 por ciento del PRI contra 63 por ciento de Morena. Felipe Enríquez en Nuevo León, 14 por ciento del PRI contra 34 por ciento de Morena. El PRI se convirtió en la principal víctima del ascenso de López Obrador: serán tercera fuerza en ambas cámaras del Congreso y tendrán a su cargo sólo doce gubernaturas, el número más bajo en su historia. Fallaron los operadores. Algunos tendrán su castigo, otros no. Por ejemplo, Eruviel Ávila ya no alcanza a llegar al Senado por la vía plurinominal. Al interior del PRI queda una pregunta en el aire: ¿Hubo traición?