16 de septiembre 2021

29 de julio 2021

Economía

Pemex necesita del gobierno para sobrevivir

Moody’s rechazó la petición del director de Pemex que pedía la revisión de la calificación crediticia de la petrolera. La agencia ratificó la degradación de los bonos de la compañía a estatus chatarra

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

 La agencia Moody’s ratificó la degradación de los bonos de Pemex a grado “basura” al rebajar la calificación crediticia de la petrolera a Ba3 desde Ba2, con lo que mantuvo la perspectiva negativa, misma que podría indicar futuras reducciones en el periodo de 12 a 18 meses.

¿Por qué importa?

  • Según Moody’s, dicha calificación no es más que el reflejo del alto respaldo gubernamental que he tenido Pemex por parte de la 4T, además de una muy alta correlación de incumplimiento entre la paraestatal y el gobierno federal.
  • La prueba está en que, a finales de 2020, la deuda de la petrolera se disparó hasta 2 billones 258.7 mil millones de pesos (113 mil 227 millones de dólares), lo que significó un aumento de 13.9 por ciento con respecto a lo registrado en 2019.

El contexto:

En marzo, Pemex prescindió de los servicios de la calificadora Fitch Ratings -la más crítica de la gestión de Romero- con el fin de ahorrarse 350 mil dólares, una señal de preocupación para quienes ven en la potencial quiebra de la petrolera un riesgo sistémico para la arquitectura financiera internacional.

Los detalles:

  • Moody’s afirmó que basó su calificación en el alto riesgo de liquidez que presenta la paraestatal, aunado al creciente riesgo comercial, todo esto mientras Pemex se encuentra en vías de expandir su capacidad de refinación y producción.
  • “Moody’s cree que dicha estrategia generará mayores pérdidas operativas de refinación en el corto y mediano plazo. La perspectiva de la calificación de Pemex sigue siendo negativa, principalmente debido a la perspectiva negativa de la calificación Baa1 del gobierno de México”, reveló la agencia en declaraciones difundidas por El Financiero.
  • Agregó que la necesidad de liquidez de la empresa productiva del estado se elevará en tres años, a causa de los altos vencimientos de deuda y el menor flujo de efectivo operativo, provocado por la expansión en materia de refinación, que le ha dejado pérdidas de 17 mil millones de dólares desde 2018 al 2020.
  • “Reconocemos que Pemex ha tenido éxito en revertir las disminuciones de producción y reservas en los últimos dos años y creemos que esta tendencia continuará en 2021.
  • “Sin embargo, esperamos que la generación de flujo de efectivo y las métricas crediticias se deteriorarán aún más en los próximos tres años a medida que la compañía aumente la producción de combustible, mientras lidia con una capacidad limitada de inversión de capital, altos vencimientos de deuda y precios volátiles del petróleo y de combustible”, puntualizó.
Publicidad
Publicidad
Publicidad