18 de octubre 2021

29 de septiembre 2021

Economía

La crisis energética global toca la puerta de México

Potencias como China padecen de la escasez de carbón, lo que ha provocado una crisis energética que podría extenderse a nivel mundial. En el caso de México, los precios de los energéticos ya han comenzado a elevarse a causa de un incremento en la cantidad demandada

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

La constante alza de precios en los energéticos, debido a la recuperación dispar que se ha tenido en las economías globales a causa de la pandemia, representa el síntoma más evidente de una incipiente crisis energética, la cual no tarda en “tocar a la puerta” de México.

¿Por qué importa?

  • La disparidad entre la oferta y la demanda global de hidrocarburos, combinado con las turbulencias financieras que atraviesan los mercados en medio de temores inflacionarios, han impactado sustancialmente el costo de los energéticos como la gasolina, el gas natural, LP y hasta el carbón.
  • Para el consenso de analistas, este tipo de episodios son los que tienden a deteriorar más la economía y las finanzas públicas (vía riesgos inflacionarios y disrupción de cadenas de suministro), sobre todo de países como México, cuya dependencia energética está enfocada en lo que sucede en el exterior.

El contexto:

De acuerdo con Enrique Campos, especialista en temas económicos-financieros, esta situación de crisis ya es palpable en México, si se toma en cuenta que el costo del gas LP se ha incrementado en 10 por ciento en dos meses, con todo y el control de precios, lo mismo que el gas natural, que en 24 horas se disparó en un 15 por ciento.

Los detalles:

  • Un ejemplo claro de esta volatilidad en el mercado energético la vive China en estos momentos, donde más de la mitad de sus provincias tiene restricciones eléctricas, debido al crecimiento de consumo en servicios e industrias primarias, además de que el carbón no fluye para generar suficiente electricidad.
  • Los contratos de futuros de carbón se han incrementado un 31 por ciento durante septiembre y más de 190 por ciento en lo que va del año, a causa de la voraz demanda y la oferta restringida provocada por la pandemia.
  • A esto se agrega que la producción del mineral (que representa el 70 por ciento de obtención de energía) ha disminuido considerablemente por las nuevas políticas de reducción de emisiones de carbono, lo que ha causado cortes masivos de electricidad en millones de hogares y el cierre de fábricas.
  • “El resultado ha sido un grave agotamiento de los inventarios de carbón que ha contribuido a la baja de las existencias en muchas centrales eléctricas y la presión al alza sobre los precios del carbón”, expresó al respecto el analista de Reuters, John Kemp.
Publicidad
Publicidad
Publicidad