19 de febrero 2021

Economía

La CFE regresa la luz

La división Golfo Norte de la CFE garantizó ante ejecutivos industriales del noreste el suministro de energía eléctrica en los próximos días; sin embargo, la escasez y el temor de altos precios en el gas natural tienen en aprietos a un sector productivo fundamental para la recuperación económica del país.

Por Bernhard Buntru

COMPARTE ESTA HISTORIA

En el noreste del país hay una buena noticia y una mala: ¿La buena? Ya hay suministro estable de energía eléctrica para todos.  ¿La mala? Sigue faltando gas, energético clave para la industria de la región y para la economía nacional. 

Este jueves, el encargado de la distribución eléctrica para la región Golfo Norte de la Comisión Federal de Electricidad, Irazú Rodríguez Garza, explicó que, por parte de la CFE, los esfuerzos por restablecer el servicio habían sido exitosos. 

En una reunión con más de 160 industriales de Monterrey, Saltillo, Matamoros, Reynosa y otras ciudades del noreste, el ingeniero destacó que el suministro de energía eléctrica había sido normalizado este jueves al 100 por ciento. ¿La solución? Se generó energía a partir de carbón en la termoeléctrica de Nava, Coahuila, lo cual permitió al Cenace levantar las restricciones de carga que se habían impuesto tras el desabasto energético a causa de las tormentas invernales que azotan la región. 

El mensaje de la CFE regional a ejecutivos de Nemak, Cemex, Index, Magna, entre otros, fue que el servicio está garantizado. Es decir, que pueden demandar la cantidad de electricidad que necesitan para mantener sus operaciones en absoluta normalidad. Se desechó el mito de los apagones temporales. 

Sin embargo, figuras de la industria indicaron que si bien el servicio de energía eléctrica ya había sido restablecido, el suministro de gas natural todavía no, lo cual los ha obligado a parar operaciones y a absorber pérdidas millonarias. 

La industria del noreste de México, región que importa el 80 por ciento de su gas natural desde Texas, se encuentra en una situación difícil. Y es que el gobierno de la entidad norteamericana -priorizando el suministro local y respondiendo a una verdadera emergencia humanitaria en su territorio- anunció que detendría el flujo de gas natural hacia México al menos hasta el 21 de febrero.

La escasez, combinada con precios de insumo hasta 10 veces más costosos, está poniendo en jaque a la industria de la región. En Nuevo León, la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra) indicó que las empresas del estado ya enfrentaban paros técnicos a causa de la escasez de gas. Las enormes cadenas productivas del sector automotriz en la entidad, así como las de Coahuila, no han podido operar con normalidad. 

En otros estados, como Tamaulipas y Querétaro, las cámaras industriales reportaron situaciones similares. 

De acuerdo con Gabriela Siller, economista en jefe de Banco Base, este golpe a la productividad de la región podría tener graves efectos en la economía nacional. 

Para la prestigiosa analista, la crisis energética podría traducirse en una tasa de crecimiento cero de la economía mexicana en el primer trimestre del año. 

Luego de una contracción económica del 8.5 por ciento en 2020 -según datos del Inegi-, la falta de recursos energéticos claves para algunas de las industrias más dinámicas de México, cae como lluvia sobre mojado y amenazan con postergar aún más la tan ansiada recuperación de la economía nacional. 

Publicidad
Publicidad
Publicidad