FACEBOOK

VISTAS
10 de Diciembre del 2019

Los tres cambios de última hora del T-MEC

Esto fue lo que se negoció en la recta final, horas antes de que Nancy Pelosi dijera que "el T-MEC es un mejor tratado que el TLCAN".
El T-MEC terminó de definirse hoy mismo. Los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá negociaron tres cambios de última hora antes de que Nancy Pelosi afirmara que se trata de "un mejor acuerdo que el TLCAN" o de que Robert Lighthizer y Jared Kushner llegaran a México: 1. La cláusula del acero Estados Unidos pide que el acero libre de arancel cumpla con la condición de que el vaciado y planchado de este commodity se lleve a cabo en América del Norte. La administración de Donald Trump pretende evitar que el acero chino se triangule a través de México y sea exportado a Estados Unidos sin pagar aranceles por empresas como Ternium o ArcelorMittal. La modificación al T-MEC contemplaría un periodo de transición de siete años para que estas compañías ajusten sus operaciones y cumplan con los requisitos del tratado. Este punto es fundamental porque el lobby del acero mantiene una fuerte influencia en la Casa Blanca de Trump. Uno de sus asesores comerciales más importantes es precisamente Dan DiMicco, ex CEO y presidente de Nucor Steel. 2. Tribunales de arbitraje bilaterales Se está negociando que las disputas entre dos miembros del T-MEC en temas laborales y de Derechos Humanos en las empresas se resuelvan a través de paneles de arbitraje especializados de tres miembros: un juez escogido por una parte, un juez escogido por la contraparte del conflicto y un tercer juez de común acuerdo. El énfasis que el T-MEC ha puesto en el tema laboral es consecuencia de la presión que la AFL-CIO, el sindicato más importante de Estados Unidos, ejerció sobre los congresistas del Partido Demócrata. En última instancia, la negociación del tratado pudo avanzar hasta que Richard Trumka, presidente de este sindicato, dio su visto bueno al acuerdo. 3. Un sistema de advertencias La iniciativa privada mexicana trazó la línea roja en la negociación cuando comunicó que no aceptaría inspecciones laborales de funcionarios estadounidenses en México. En vez de eso, la negociación condujo a la creación de tribunales de arbitraje laborales y de Derechos Humanos. Sin embargo, se está discutiendo un sistema de advertencias y sanciones graduales para evitar que cualquier conflicto de esta naturaleza escale de manera inmediata hasta el tribunal de arbitraje. Los detalles de estos tres cambios fueron lo último que se definió previo a la aprobación final del T-MEC. "Misión cumplida", declaró el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.