FACEBOOK

VISTAS
13 de Junio del 2019

Pemex vs las calificadoras

A pesar de que perdió el grado de inversión, la empresa petrolera sigue tomando decisiones que van en contra de lo sugerido por Fitch, Moody’s y S&P. El ejemplo más reciente es la cancelación de los farmouts para desarrollar campos terrestres
A pesar de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha implementado un agresivo programa de austeridad para salvaguardar la estabilidad macroeconómica, Pemex sigue tomando decisiones que van en contra de lo sugerido por las agencias calificadoras. De acuerdo a un reporte de Reuters, la Comisión Nacional de Hidrocarburos anunciará esta tarde la cancelación de las rondas de licitación de farmouts para la explotación de campos terrestres. Esto implica que Pemex invertirá, sin compartir riesgo, recursos para desarrollar siete áreas que cuentan con reservas probadas, probables y posibles de 405 millones de petróleo crudo equivalente. Esta acción significaría contradecir directamente lo expresado esta semana en la Reunión de Consejeros Regionales de BBVA por Alfonso Romo, el jefe de la Oficina de la Presidencia, quien aseguró que se están realizando esfuerzos para abrir Pemex a la inversión privada a través de joint ventures. La cancelación de la licitación también marcaría un nuevo patrón en el modus oeprandi de la empresa petrolera mexicana, que ha sido adversa a la participación del capital privado para desarrollar proyectos de alto riesgo, como la refinería de crudo pesado 8 mil millones de dólares de Dos Bocas, Tabasco. La semana pasada, Fitch rebajó la calificación de los bonos cuasi soberanos de Pemex a un nivel chatarra. La pérdida de grado de inversión fue descrita por al menos dos miembros de la Junta de Gobierno de México como un riesgo relevante que tendrá que ser atendido por los diseñadores de política económica del gobierno federal. Alfonso Romo aseguró en el foro organizado por BBVA que el gobierno está escuchando y tomando nota de las advertencias de las agencias calificadoras. Sin embargo, el anuncio de la CNH confirmaría la profunda división al interior del gabinete de Andrés Manuel López Obrador respecto al futuro de la política energética. Pemex, que cuenta con un pasivo financiero de 110 mil millones de dólares y es considerada como la firma petrolera más endeudada del mundo, tendría una calificación de CCC si no estuviera respaldada por el gobierno federal, de acuerdo a Moody’s.. Esta condición pesa sobre la percepción de riesgo país que el mercado observa en México. Fitch rebajó a BBB la de calificación de la deuda soberana mexicana citando como principal factor de decisión el deterioro financiero de Pemex. Las tres principales agencias calificadoras han advertido sobre el peligro que implica para la calificación crediticia de Pemex desarrollar proyectos no estratégicos, como la refinería de Dos Bocas, o la reticencia a incrementar la inversión en capital en asociaciones con empresas privadas. A pesar de ello, la empresa más importante del país mantiene una hoja de ruta completamente divergente a lo sugerido por Fitch, Moody’s y S&P.