FACEBOOK

VISTAS
23 de Enero del 2019

Pemex necesita buenas calificaciones

La pregunta que todos los economistas se hacen es cuánto falta para que México caiga en recesión. La respuesta podría estar en el plan de negocios de Pemex, la empresa petrolera más endeudada del mundo
La lógica del mercado es la siguiente: Si Pemex pierde el grado de inversión que le otorgan las calificadoras, eso podría contaminar los bonos de deuda soberana de México, lo cual implicaría una salida de capitales y un aumento significativo en los niveles de las tasas de interés. Eso provocaría a su vez una depreciación del tipo de cambio, un alza en la inflación y una desaceleración de la economía real. En suma, si Pemex desatiende las críticas que han hecho Moody’s, Fitch y S&P; el gobierno de Andrés Manuel López Obrador incurriría en una crisis de confianza. Las necesidades financieras de Pemex para el presente año ascienden a 197 mil millones de pesos, en un momento que los inversionistas dudan del plan de negocio y las agencias calificadoras tienen en la lupa a la petrolera.

¿Qué problema enfrenta Pemex?

La producción de la petrolera mexicana ha ido en picada debido a que la inversión no ha sido suficiente y los ingresos también cayeron por los menores precios del crudo en el mercado global.

¿Cómo afecta una reducción en la calificación a Pemex?

Es uno de los riesgos para la economía mexicana, porque si baja la calificación para la petrolera arrastra a la valuación de riesgo país y entonces se tiene que pagar más intereses por la deuda.

¿Para qué usará la deuda?

Para apoyar la meta del Gobierno federal, de aumentar la producción de petróleo en 53 por ciento para finales de mandato. Pemex es la petrolera más endeudada del mundo y las agencias calificadoras ya advirtieron de la falta de claridad en el programa de financiamiento y que pueda alcanzar los objetivos productivos, para revertir 14 años de disminución de la producción de crudo y renovar las refinerías.

¿Qué dicen los analistas?

Barclays adelantó que en 2019 hay pocas razones para ser optimistas sobre el desempeño de Pemex, a causa de una carga fiscal más pesada, un aumento en la necesidad de financiamiento de la deuda, una baja producción y el deterioro de la calificación soberana de la empresa. La empresa productiva del estado está en un momento particularmente complicado por la campaña de cerrar ductos en el combate al huachicol. Por su parte, la Secretaría de Hacienda dijo en un comunicado que Pemex emitirá deuda interna y externa ante las necesidades de recursos por 197 mil millones de pesos en 2019. El déficit financiero de la empresa asciende a 65 mil 400 millones de pesos y amortizaciones por 131 mil 600 millones de pesos, lo cual representa un recorte de 14 mil millones de pesos en comparación al déficit fiscal del año pasado. Sin embargo, el presupuesto asignado a Pemex fue menor a lo anticipado por los analistas del mercado, con 464 mil 400 millones de pesos en 2019, lo que representó un alza de 14 por ciento en comparación al año anterior.