FACEBOOK

VISTAS
01 de Junio del 2020

México pide cuentas a Estados Unidos sobre la guerra comercial con China

La subsecretaria de Economía, Luz María de la Mora, dijo que México invocará un artículo de reciente creación en el T-MEC que obliga a todas las partes a informar sobre el desarrollo de negociaciones comerciales paralelas con países denominados como “no economía de mercado”.
La subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora, dijo que México utilizará una cláusula del T-MEC que obliga a Estados Unidos a informar a sus socios regionales sobre el desarrollo de sus negociaciones comerciales con China. En un webinar organizado por el Instituto Cato en México, De la Mora planteó que el contenido del acuerdo fase uno entre Washington y Beijing tiene consecuencias económicas para México. El artículo 32.10 del T-MEC permite solicitar información detallada de las negociaciones entre uno de los socios de la región con países etiquetados como “no economías de mercado”. El sector privado mexicano, particularmente el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelín, han hecho énfasis en la oportunidad que representa la creciente balcanización económica entre Estados Unidos y China para el sector manufacturero mexicano. Los industriales mexicanos apuestan a que las tensiones geopolíticas deriven en una política regional de sustitución de importaciones que sería capitalizada por México. “Lo que sea que Estados Unidos negocio con China tendrá un impacto en nosotros en relación a la diversificación comercial o a cualquiera de las barreras impuestas a las importaciones provenientes de China”, dijo De la Mora. “Definitivamente pediremos ver cuáles han sido las conversaciones y qué es lo que se está negociando con China porque será importante para nosotros tres, México, Canadá y Estados Unidos”, agregó. Chad Bown, investigador del Instituto Peterson de Economía Internacional, un think tank basado en Washington que se asume como un organismo a favor del libre comercio, refirió que la petición de México podría convertirse en la primer fricción post-implementación del T-MEC.