FACEBOOK

VISTAS
08 de Junio del 2020

Las tienditas ganan en la epidemia

Durante las primeras dos semanas de abril, en el pico más alto de la contingencia sanitaria, las ventas de las tienditas de la esquina crecieron 13.2%.
“Creo que somos importantes para los vecinos, porque tenemos lo que están buscando en el momento. Lo tenemos a buenos precios, en buena rotación de producto, en fecha de caducidad y todo eso”, comenta Jorge Cardona, dueño de una tiendita en la colonia Niño Artillero, en Monterrey. 
 Y tiene razón. Porque en esta pandemia las tienditas de la esquina han tomado un rol fundamental. Durante las primeras dos semanas de abril, en el pico más alto de la contingencia sanitaria, las ventas de estos comercios en toda la República crecieron en un 13.2%.
 Y es que no solo son cercanas y de confianza, también representan el sostén de miles de familias en medio de la crisis. Por eso en los últimos meses hubo quienes se preocuparon por mantenerlas abiertas, seguras y en crecimiento. Una de esas iniciativas es Tienda Abierta, Tienda Segura. “Tienda Segura, hasta cierto punto, nace como una respuesta y un esfuerzo para satisfacer una necesidad social en el contexto de esta emergencia sanitaria”, explica Gerardo Sánchez, director comercial en Arca Continental Bebidas México. 
 El programa, impulsado por Arca Continental como parte de la industria mexicana de Coca-Cola, busca ayudar a las tienditas a fortalecer las medidas de higiene, la sana distancia y la seguridad para que puedan mantenerse abiertas. Para lograrlo, les llevaron más de 200,000 de kits de sanitización -que incluyen desinfectantes, caretas, cubrebocas y geles antibacteriales-, así-como más de 35,000 pantallas protectoras. Y la iniciativa está funcionando, pues ya contribuyó a la reapertura de al menos 20,000 tienditas en 13 estados del país. “Creo yo que nos ha cambiado es que hemos tenido diferentes maneras de atender a la gente. Ahora hay que traer el cubrebocas al entrar, que se echen gel en la entrada de mi negocio, que estamos otorgando nosotros, les estamos facilitando”, detalla Cardona. “Y creo también que nos ha cambiado el tipo de venta. La gente está comprando diferente”. Pero el objetivo va más allá. “La iniciativa nace de ahí, de fomentar que esas tiendas de la esquina, los abarrotes, los changarritos se mantengan abiertos”, dice Sánchez. “Sabemos que es una actividad importante para el país también, para la comunidad”. Y es que la crisis sanitaria propició un reencuentro entre estos pequeños comercios locales y los consumidores. Porque hoy, las tienditas de México se consolidan como los vecinos más seguros y más esenciales.