FACEBOOK

VISTAS
10 de Junio del 2020

La reforma más radical de Monreal

El coordinador de mayoría en el Senado plantea reformar el artículo 28 constitucional para fusionar la Cofece, el IFT y la CRE en un solo órgano, el Instituto Nacional de Mercados y Competencia. Ello significaría un relevo de los consejeros de las tres instituciones fusionadas.
Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, propone reformar el artículo 28 constitucional para fusionar la Comisión Federal de Competencia Económica, el Instituto Federal de Telecomunicaciones y la Comisión Regulatoria de Energía en una sola entidad: el Instituto Nacional de Mercados y Competencia. Esto implicaría la mayor reestructuración de la política regulatoria del Estado mexicano desde el ciclo de reformas estructurales promulgado en la primera parte del sexenio de Enrique Peña Nieto. La iniciativa propuesta por el líder de mayoría en la cámara alta implica revertir un aspecto clave de la política de competencia: el compartimento de la regulación por sector. Esta división fue pensada para desarrollar un cuerpo regulatorio especializado que tuviera la capacidad técnica y jurídica de tratar temas específicos de la industria energética y de telecomunicaciones. América Móvil y Televisa, que a la postre serían considerados como agentes económicos preponderantes por el IFT, cabildearon fuertemente en contra de esta división cuando se discutió la reforma de competencia en el 2013. La propuesta de Monreal representa un regreso a un status quo en el que la Comisión Federal de Competencia (Cofeco) concentraba todos los litigios de competencia del Estado mexicano. Durante décadas, los jugadores dominantes y las empresas con poder de mercado aprovecharon esta situación para ahogar al regulador con procesos legales. La extinción de la Cofece, el IFT y la CRE implicaría un nuevo proceso para nombrar a los consejeros del Instituto Nacional de Mercados y Competencia. Es decir, la reforma plantea la sustitución de los comisionados actuales, muchos de ellos nombrados por legislaturas anteriores, por un nuevo cuerpo regulatorio elegido por un Congreso en el que Morena cuenta con mayoría simple. Monreal explicó que su iniciativa retoma el modelo regulatorio español, en donde una sola entidad está encargada de toda la política de competencia. El cambio, de naturaleza vertical, estipula que algunas facultades de la CRE no serían transferidas al nuevo organismo, sino que le regresaría al Ejecutivo Federal la capacidad de regular algunas instancias del sector energético, particularmente en materia de hidrocarburos. El Instituto Nacional de Mercados y Competencia tendría status de órgano constitucional autónomo, con personalidad jurídica propia, autonomía técnica, operativa y de gestión. El pleno del nuevo órgano estaría compuesto por cinco consejeros con cargos escalonados de siete años. Las deliberaciones estarían distribuidas en dos salas, una de competencia y una de regulación de telecomunicaciones.