FACEBOOK

VISTAS
22 de Enero del 2019

Bolsonaro va, AMLO se queda

Uno es considerado un populista de derecha, otro un populista de izquierda. Uno es el Presidente de Brasil, otro el de México. Uno acudirá al Foro Económico Mundial en Davos, otro ha enviado a una funcionaria de nivel medio en su representación
La etiqueta populista ha acompañado a Jair Bolsonaro durante toda su carrera política. Sin embargo, eso no representa un motivo que le impida al Presidente de Brasil acudir al Foro Económico Mundial de Davos, la cumbre que reúne a la élite económica global. Bolsonaro ha hecho suya la agenda del liberalismo económico. Nombró como Ministro de Economía a Paulo Guedes, un tecnócrata que estudió en la Universidad de Chicago y que es considerado como uno de los economistas más ortodoxos de América Latina. A diferencia de otros movimientos populistas, el de Jair Bolsonaro ha asumido con creces las banderas de la derecha económica: el nuevo gobierno pretende utilizar a Davos para enviar el mensaje de que Brasil está abierto para recibir inversión y para firmar nuevos acuerdos comerciales. Uno de los objetivos de esta adminsitración es convertir al país en una de las cincuenta mejores naciones para hacer negocios. En palabras del propio Bolsonaro, el plan para abrir la economía brasileña incluye medidas como reducir y simplificar los impuestos, privatizar activos estratégicos y fortalecer el Estado de Derecho mediante un apoyo incondicional al Ministerio de Justicia, dirigido por el famoso Sergio Moro. Hasta ahora, los mercados han reaccionado de manera positiva por la llegada de Bolsonaro a la presidencia de Brasil. La presencia de Bolsonaro en el Foro Económico Mundial contrasta con la ausencia del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Pese a que México cuenta con la segunda mayor delegación en Davos, la representante de más alto nivel del gobierno mexicano es Luz María de la Mora, la Subsecretaria de Economía. Al igual que AMLO; Donald Trump, Theresa May y Emmanuel Macron declinaron su invitación al Foro Económico Mundial para atender crisis internas. El Presidente de Estados Unidos enfrenta el cierre del gobierno; la Primer Ministro Británica, el ultimátum del Brexit; y el Presidente de Francia, las protestas generalizadas de los llamdos chalecos amarillos.