12 de octubre 2020

Deportes

Vaqueros sin ‘estrella’, sin QB y sin suerte

El panorama texano se ensombreció con la fractura de Dak Prescott, lo que indica vivirán otra campaña de pesadilla en la NFL

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

La lesión de tobillo del mariscal de campo Dak Prescott, que lo dejó fuera de la Temporada 2020-2021 de la NFL, no sólo puso en vilo las aspiraciones de los Vaqueros de Dallas en la Liga, sino además revivió los ‘fantasmas’ que acechan a los texanos desde la última vez que ganaron un Super Bowl: ¡hace 25 años!

Así es, un cuarto de siglo ha pasado desde que el equipo de la ‘Estrella Solitaria’ se quedara con la edición XXX del ‘Súper Domingo’, cuando el dueño de la franquicia, Jerry Jones, abrazara el Trofeo Vince Lombardi tras vencer por 27-17 a los Acereros de Pittsburgh.

De entonces, a la fecha, una serie de sinsabores han rodeado al también llamado ‘Equipo de América’, que no ha logrado encontrar la fórmula para devolverle la gloria a los fanáticos, no sólo de Estados Unidos, sino de gran parte de México.

Tan sólo en la última década, bajo la gestión de Jason Garrett, los seguidores de Dallas sufrieron la falta de resultados, pese a la exigencia de un cambio de timón, situación que no llegó hasta el año pasado, que el también exquarterback vaquero se marchó con un saldo de tres campeonatos divisionales, con sólo dos victorias de Playoffs, ambas en la Ronda Comodín tras 10 temporadas como head coach.

La cereza del pastel se dio el año pasado, cuando por una combinación de resultados, Cowboys se quedó sin Postemporada, lo cual le costó el puesto a Garrett, quien actualmente es coordinador ofensivo de los Gigantes de Nueva York.

¿RENOVACIÓN FALLIDA?
Concluida la era ‘Garrett’, la dirigencia texana apostó por la experiencia de Mike McCarthy, quien en casi 13 temporadas al frente de los Empacadores de Green Bay consiguió números positivos, incluido el ansiado Trofeo Vince Lombardi.

En total, McCarthy consiguió 125 victorias, 77 derrotas y dos empates, con un porcentaje de .618. Además, logró acceder durante ocho campañas consecutivas a la Postemporada, para ganar por 31-25 el Super Bowl XLV ante los Acereros de Pittsburgh. Por si fuera poco, se quedó con la NFC Norte durante seis temporadas y mantiene un récord de 10 victorias y ocho derrotas en Playoffs.

Sin embargo, sus credenciales no han sido suficientes para que de inicio se pueda palpar una renovación en el equipo, tomando en cuenta que se tiene un récord de dos triunfos contra tres derrotas, además de una desastrosa defensa.

Otro de los factores importantes ha sido la poca participación que se le ha dado al corredor estrella Ezekiel Elliott, quien la campaña anterior fue de los mejores cinco de la Liga en su posición, en diversos departamentos, pero este año únicamente contabiliza 364 yardas y cinco touchdowns.

Si bien es cierto que, históricamente, la División Este de la Conferencia Nacional suele ser mala, como sucedió en 2019, con el gris panorama que se le presenta a los Vaqueros, todo indica que serán igual de malos que el resto, pese a que actualmente son el ataque más explosivo, la pérdida de Prescott los orilló al precipicio, del cual pretendían salir.

Publicidad
Publicidad
Publicidad