FACEBOOK

VISTAS
10 de Mayo del 2018

Una Liga en deuda

Sueldos atrasados, premios no entregados, acuerdos no respetados, además de ascensos… sin ascensos, son algunas de las deudas que tiene la Liga MX

Mientras hay voces que señalan que la Liga MX es una de las mejores del continente y la Federación Internacional de Historia y Estadística de Futbol (IFFHS) la ubicó el año pasado como la número 20 del mundo, nuestra competencia está en deuda.

No solo por las cosas que aún se pueden corregir dentro de la cancha, como finalmente cumplir con los requisitos que se piden para instalar el Videoarbitraje (VAR), sino sancionar incumplimiento de las deudas económicas que tienen los equipos.

El Artículo 89 de la Liga BBVA Bancomer dice que para que un Club pueda iniciar la Fase de Calificación, así como su participación en la Fase Final de cualquiera de los Torneos que integran la Temporada, es requisito indispensable cumplir con una serie de obligaciones.

Entre ellas, en su punto número cinco, está la de “No tener adeudo registrado con Jugadores y/o Clubes que provengan de organismos internacionales como FIFA, CONCACAF y CONMEBOL”

Y señala que “el Club que habiendo obtenido el derecho a participar en la Fase Final de cualquiera de los dos Torneos y no haya dado cumplimiento a las obligaciones económicas a que se refiere el presente artículo, a más tardar el día jueves previo al inicio de la Jornada 17, atendiendo a lo dispuesto por el artículo 15 segundo párrafo del presente Reglamento, perderá el derecho a participar en la Fase Final”.

Es decir, quedaría inhabilitado, pero eso solo está en el papel y no tiene que interpretarse al pie de la letra, al menos no en la Liga MX.

Se supone que un club que tiene adeudos con jugadores o exjugadores tiene que saldarlos para seguir participando en el torneo.

Pero en la Liga MX, esas reglas solo a veces se cumplen.

Hoy se dice que los Xolos de Tijuana le deben 196 mil 500 dólares al colombiano Humberto Osorio Botello.

Pero antes que ellos, vimos como las Chivas se quejaron por el incumplimiento en sus premios por ganar la Liga de Campeones y Subcampeones de la Concacaf.

Y en la jornada 16, los jugadores del Necaxa no se concentraron previo al juego contra Tigres como muestra de inconformidad con la directiva por no pagar los premios que se habían establecido previamente si ganaban la Copa MX.

Y no se diga en la Liga de Ascenso, donde Atlante y Dorados que participaron en la Liguilla, también tenían deudas con sus jugadores, pero aún así participaron en la Fase Final.

Todos estos casos demuestran que la Liga MX es más bien una Liga de adeudos, donde el reglamento se aplica cuando conviene.

A estos adeudos sin castigo, se le suma el hecho de que tampoco hay una sanción deportiva para quien por reglamento debe descender y quienes pelean por el ascenso… no lo obtendrán.

Lobos BUAP, que terminó en último lugar de la tabla de porcentajes, debe descender, pero podría no hacerlo si paga 120 millones de pesos.

Mientras que ni Alebrijes de Oaxaca ni Cafetaleros de Tapachula podrán ascender, ya que ninguno cuenta con los requisitos que pide la Liga MX para poder participar en la Primera División, es decir, se están disputando solo un trofeo.

Así es que hay muchas deudas pendientes en esta competencia mexicana, que podrá estar entre las mejores del continente, pero aún sigue en deuda.