FACEBOOK

VISTAS
14 de Enero del 2019

Realidad… ¿o humo?

Diego Lainez tiene los argumentos para ir a jugar en Europa y pelear por un lugar en el Betis, ¿o se ha engrandecido a un futbolista muy joven quien aún no era titular en su equipo?
Mientras se prepara para su debut en la Liga de España, surgen voces que cuestionan a Diego Lainez. El tabasqueño de 18 años de edad tiene los suficientes argumentos para ir a jugar en Europa y pelear por un lugar en el Betis, ¿o se ha engrandecido a un futbolista muy joven quien aún no era titular en su equipo? La contratación que rondó los 15 millones de euros por el 80 por ciento del pase del ex jugador del América hizo ruido a nivel internacional, muchos creen que la cifra pagada por el medio ofensivo fue meritoria, ya que Lainez ha demostrado tener argumentos para ser considerarlo como una realidad en el futbol, de no serlo, el Ajax y el Betis no lo habrían buscado para llevárselo a Europa. El seleccionado nacional ha comprobado su calidad, debutó a los 16 años y desde que saltó a Primera División bajo la guía de Ricardo La Volpe ha mostrado cualidades. Además, ha tenido un rápido crecimiento en este deporte. En la Liga MX participó en 29 partidos, anotó 3 goles y acaba de ser campeón con el América, equipo donde se ganó la titularidad en los partidos de semifinales y finales, anotando un gol. Pero hay otras voces que creen que se está sobrevalorando al tabasqueño, que aún le falta por crecer y que más que realidad, puede ser… “humo mediático”. Quienes critican a Lainez señalan que aún no se había afianzado en su equipo. En la Liguilla tuvo minutos como titular, pero no se había consolidado ni con su club, ni en la Liga MX, La Volpe incluso declaró que debía haber esperado al menos unos meses más ante de emprender el viaje. Se dice que los medios lo “alzaron”, es decir, aumentaron su fama. Tener a un jugador que debutó a los 16 años en uno de los equipos más populares del país y que tiene cualidades, cumplía con varios requisitos para ser un buen “producto” mercadológico. Será en España, en una de las mejores Ligas del planeta y con el Betis, donde Diego Lainez demostrará que Europa tenía razón al fijarse en él.